Vínculos de accesibilidad

NOTICIA: Nuevo informe del IPCC: queda poco tiempo para limitar el calentamiento global a 1.5 ° C

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha publicado su última evaluación de la ciencia física del calentamiento global. Advierte que los países deben reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de forma rápida y drástica para evitar las consecuencias más peligrosas del cambio climático. Todavía hay tiempo para limitar el calentamiento global promedio a 1.5 ° C, pero las naciones deben actuar ahora. Mairi Dupar de CDKN informa.

El alcance del clima extremo, en tan solo el último año y medio, ha sido impactante: peligrosos incendios forestales arrasaron grandes franjas de Australia, el oeste de los Estados Unidos y Grecia. Inundaciones mortales estremecieron a Alemania, Europa central y China. El super ciclón Amphan se estrelló contra India y Bangladesh; y el super tifón Goni se desató sobre Filipinas meses después. Las olas de calor están batiendo récords.

Para los cientos de millones de personas de todo el mundo que se vieron afectadas recientemente por estos extremos, el mensaje de que el planeta se está calentando y el cambio climático es el culpable no es ninguna sorpresa. Pero que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) confirme este mensaje, en un lenguaje más fuerte y definitivo que antes, tiene un peso especial.

El IPCC ha lanzado el 9 de Agosto de 2021 su Publicación Cambio climático 2021: Bases físicas, que forma parte de su Sexto Informe de Evaluación. El informe de hoy examina los cambios en las temperaturas y las precipitaciones en el pasado, el presente y el futuro. Cuenta cómo los océanos se expanden a medida que se calientan; cómo el calentamiento global derrite las capas de hielo, los glaciares y otras partes congeladas de la superficie de la Tierra; y cómo estos cambios están impulsando tasas crecientes de aumento del nivel del mar. El informe se basa en grandes avances en la ciencia del clima desde la  publicación de la última evaluación en 2013-14, para establecer, de manera más robusta, cómo las emisiones provocadas por el ser humano contribuyen a los eventos climáticos extremos.

El informe deja en claro que todavía tenemos una opción: reducir las emisiones de dióxido de carbono a cero hasta el 2050 y frenar muy rápidamente otros gases de efecto invernadero. Esto podría limitar el calentamiento global a 1.5 ° C en el transcurso de este siglo y, por lo tanto, limitar los impactos del cambio climático en el medio ambiente y las personas. Si permitimos un aumento de las emisiones, es posible que nos enfrentemos a un clima por encima de los 2 ° C en el que muchos puestos de trabajo, hogares e infraestructura, alimentos y suministro de agua serán peligrosamente inseguros.

El informe del IPCC se basa en la revisión, realizada por 234 autores, de más de 14.000 publicaciones científicas. El Resumen para Responsables de Políticas ha sido aprobado por los gobiernos de todo el mundo.

El informe de hoy debería enviar repercusiones políticas a través de las próximas conversaciones sobre el cambio climático global, la COP26, en Glasgow. Las conversaciones deben revitalizarse urgentemente, después de su aplazamiento relacionado con la Covid a partir del 2020. El informe podría proporcionar el ímpetu científico que se necesita.

Por qué es importante el informe de hoy

La evaluación anterior del IPCC, el Quinto Informe de Evaluación (2013-14) halló que era “extremadamente probable” que las emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad humana estuvieran contribuyendo al calentamiento global; pero el informe de hoy dice que “es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra”.

Las temperaturas medias de la superficie global fueron 1.09 ° C más altas en 2011-20 que en la época preindustrial (1850-1900). Pero este es un promedio global: los países y regiones individuales han experimentado aumentos de temperatura promedio más altos (como Namibia, por ejemplo, un ‘punto caliente’).

En la actualidad, existe evidencia científica robusta que muestra que los extremos de calor, las fuertes precipitaciones y las sequías están aumentando en frecuencia en todas las regiones del mundo, como se muestra en el Atlas interactivo en línea del IPCC.

Una variedad de escenarios

El informe de las bases físicas describe cinco escenarios diferentes de emisión de gases de efecto invernadero, asociados con el calentamiento de 1.5 ° C a 4.4 ° C (por encima de los niveles preindustriales) de este siglo.

Incluso en el escenario de emisión de gases de efecto invernadero más bajo considerado por el IPCC, lo más probable es que las temperaturas globales promedio aumenten a 1.6 ° C a mediados de siglo (lo que se denomina ‘sobre-impulso’) antes de establecerse en 1.4 ° C a finales de siglo.

Con cada incremento adicional en el calentamiento global, los eventos climáticos extremos se vuelven más extremos. El IPCC halló, por ejemplo, que “cada 0.5 ° C adicional de calentamiento global provoca aumentos claramente discernibles en la intensidad y frecuencia de los extremos cálidos, incluidas las olas de calor (muy probables) y fuertes precipitaciones (alta confianza), así como las sequías agrícolas y ecológicas en algunas regiones (alta confianza)”.

Figura: Cinco escenarios del IPCC (asociados con vías de bajas emisiones (SSP1.-1.9) a vías de altas emisiones (SSP5-8.5). Fuente: Climate Change 2021: The Physical Science Basis.

Tampoco podemos dar por sentada la capacidad de los sistemas naturales de la Tierra para simplemente absorber nuestra contaminación. Mientras mayores sean las emisiones de dióxido de carbono, menos efectivos serán los océanos y los suelos de la Tierra para almacenar o absorber el exceso de carbono (esto incluye nuestros bosques, praderas y humedales, y suelos en general). Con niveles más altos de emisiones, la capacidad de nuestros ecosistemas para amortiguar nuestras acciones disminuye.

El informe del IPCC también nos alerta sobre la posibilidad de eventos de baja probabilidad que podrían desencadenarse por el cambio climático inducido por el ser humano en este siglo, lo que tendría consecuencias devastadoras. Estos incluyen el potencial de un aumento masivo del nivel del mar (ver diagrama) en un escenario de altas emisiones.  Cientos de millones de personas viven en tierras a menos de 2 metros sobre el nivel del mar, la mayoría de ellos en los trópicos.

Figura: Existe una correspondencia directa entre los altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad humana en este siglo (SSP5-8.5) y el grado de aumento del nivel del mar en este siglo, existiendo la posibilidad, aunque de baja probabilidad, de cambios enormemente destructivos en el escenario con las emisiones más altas. Fuente: Climate Change 2021: The Physical Science Basis.

Lo que se necesita a continuación: planes climáticos más sólidos, más financiamiento

Estos hallazgos alarmantes sacudirán a los líderes políticos hasta la médula, especialmente a los de las naciones atolones y otros pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID), que han adoptado el lema “1.5 para mantenernos con vida (1.5 to stay alive)”. Los altos niveles del mar, así como las altas temperaturas y las sequías asociadas con más de 1.5 ° C de calentamiento global, se consideran un riesgo crítico para su viabilidad como naciones.

Los PEID y los Países Menos Desarrollados (PMD) que sufren las peores consecuencias del cambio climático, y son su menor causa, tendrán buenas razones para utilizar el informe de hoy para reforzar sus llamamientos a detener las inversiones en combustibles fósiles.

Como señaló la Directora del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, en el evento de lanzamiento de hoy, los países del G20 son responsables de la gran mayoría (78%) de las emisiones de gases de efecto invernadero del presente. Sin embargo, varios miembros del G20 (como China, India, Arabia Saudita y Sudáfrica) aún deben presentar sus  planes nuevos o actualizados de acción climática  para 2020, conocidos como las CDN, a las Naciones Unidas. Mientras tanto, Climate Tracker descubre que algunas CDN actualizadas carecen de la ambición adecuada.

Los PEID y los PMD también tendrán motivos para redoblar sus pedidos de un financiamiento mucho mayor de los donantes para un desarrollo con bajas emisiones de carbono en su país y en el extranjero, y el financiamiento para la adaptación climática y la compensación por pérdidas y daños relacionados con el clima.

Muchas opciones de desarrollo climáticamente inteligente son competitivas en términos de costos en comparación con los combustibles fósiles o incluso más baratas en los mercados actuales (como las tecnologías de energía renovable). Sin embargo, pasar de la dependencia de los combustibles fósiles a alternativas bajas en carbono, y pagar los costos de viviendas e infraestructura resilientes al clima, puede agregar costos a las políticas y los proyectos.

Muchos países de ingresos bajos y medianos han tenido problemas para integrar estos costos de manera adecuada en los presupuestos, especialmente bajo la interrupción relacionada con la Covid. En este contexto, un financiamiento para el desarrollo compatible con el objetivo de temperatura global de 1.5 ° C del Acuerdo de París nunca ha sido una preocupación más apremiante.

Las naciones ricas aún no han cumplido su objetivo para el 2020 de desembolsar $ 100 mil millones de financiamiento climático cada año a países de ingresos bajos y medianos para financiar el desarrollo climáticamente inteligente.

El informe del IPCC de hoy es un recordatorio de que el financiamiento debe liberarse con urgencia. Se debe establecer y cumplir un nuevo objetivo global más ambicioso para el financiamiento climático, para catalizar los cambios necesarios para evitar una emergencia planetaria más profunda.

La embajadora Diann Black-Layne, negociadora principal sobre el clima de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS) ha subrayado hoy que “el sector de los combustibles fósiles … recibe subvenciones anuales de más de 600 mil millones de dólares para destruir nuestro planeta, mientras que el Fondo de las Naciones Unidas para el Clima recibe $ 2.4 mil millones al año para salvarlo. Tenemos que darle la vuelta a esto”. El primer ministro Gaston Browne de Antigua y Barbuda, presidente de la AOSIS, ha dicho que “necesitamos que nuestros socios de desarrollo cumplan con sus compromisos y formulen un nuevo objetivo financiero global acorde con las nuevas realidades globales”.

“Necesitamos que los países desarrollados y los grandes emisores tomen la iniciativa y reduzcan las emisiones, y necesitamos la seguridad de que esto sucederá con urgencia”, dijo S.E. Sonam P Wangdi, presidente del Grupo de negociadores climáticos de los PMD, en respuesta al informe del IPCC. “Antes de la COP26 deben presentarse CDN más ambiciosas que cierren la brecha de emisiones. Volver a enviar las misma CDN no es suficiente; claramente necesitamos objetivos de reducción de emisiones más estrictos para el 2030. Realmente se nos está acabando el tiempo”.

El IPCC es un organismo científico, no político. Pero sus conclusiones hoy son profundamente relevantes desde el punto de vista político. Conducen directamente a conversaciones sobre el dinero, las políticas y el compromiso de toda la sociedad con el cambio.

 

Imagen: Mozambique tras el ciclón Idai (cortesía del Centro Climático de la Cruz Roja)

9 de agosto de 2021

, ,

Comments are closed.