Vínculos de accesibilidad

ARTÍCULO DESTACADO: Dhaka, Bangladesh – Cómo la idea de una mujer liberó el espíritu comunitario

En Aftabnagar, una zona residencial en rápido desarrollo en Dhaka, Bangladesh, una mujer puso en marcha una iniciativa de distribución de alimentos durante la pandemia de la COVID-19, que se transformó rápidamente en un proyecto comunitario completo que trabaja hacia la autosuficiencia, la seguridad alimentaria y la solidaridad. Informa Maheen Khan. Esta es la cuarta de una serie de historias de Voces de la primera línea de ICCCAD y CDKN para inspirar a lectores de América Latina.

 

Sheuly Ishrat vive en Aftabnagar, Dhaka. Cerca de su casa hay un asentamiento informal habitado principalmente por trabajadores asalariados diarios: 100 familias, cada una compuesta por varios miembros, con un total de 320 residentes. Aquí, la crisis de la COVID-19 ha provocado pérdidas masivas de empleo e inseguridad alimentaria. “Muchas de las mujeres que viven en el asentamiento son empleadas domésticas y han perdido sus trabajos porque a la gente de fuera se le restringe el acceso a las casas privadas por temor al contagio”, dice Sheuly.

Ya que estuvo involucrada con organizaciones voluntarias que brindan apoyo y servicios a los menos privilegiados en su época de estudiante, Sheuly decidió aprovechar su experiencia y acudir en ayuda de sus vecinos necesitados. Inicialmente, se acercó a su red de familiares y amigos para concientizarlos sobre la situación de los habitantes informales de Aftabnagar. Sorprendentemente, se le brindó apoyo de inmediato cuando se difundió la noticia, en forma de canastas de alimentos y donaciones financieras. Mira la explicación de Sheuly, a continuación.

La exploración de opciones sostenibles

A medida que Sheuly se involucró cada vez más con la iniciativa, fue más allá de las medidas inmediatas y comenzó a considerar el bienestar sostenido de los habitantes de asentamientos informales. Hizo arreglos para que un equipo médico viniera y realizara controles de salud en la comunidad. Y reunió a todos los residentes en un espacio abierto cercano para educarlos sobre el virus y las diversas medidas de seguridad, como el mantenimiento de la distancia social y el riguroso lavado de manos.

Las reuniones de sensibilización se convirtieron rápidamente en reuniones diarias entre los residentes y Sheuly, donde se discutieron diferentes actividades del día y otros temas relacionados con la agenda. Durante una de esas reuniones, Sheuly planteó la idea de una cocina comunitaria diciendo: “Somos una familia y si cocinamos en una cocina común para todos, no solo ahorraremos costos sino que también contribuiremos al bienestar de los demás”; Y así comenzó la siguiente fase de la iniciativa. Pronto se instaló una cocina comunitaria física en un espacio vacío cerca de donde vive Sheuly para permitir la preparación de comida para 320 personas. Uno de los residentes del asentamiento, Aziz, se ofreció como voluntario para cocinar para todos, junto con otros miembros que se acercaron para ayudar como ayudantes de cocina y ayudaron a
preparar la comida. La mayoría de los días comían arroz, lentejas y patatas, pero en ocasiones especiales como el Eid, se sirvió biryani de pollo y arroz con leche durante el almuerzo y biryani de cordero para la cena. Una vez preparada la comida, los residentes la llevaban a casa y la consumían con las familias.

Mientras exploraba opciones sostenibles, a Sheuly se le ocurrió otra idea. En Aftabnagar, una gran cantidad de tierra estaba vacía, sin desarrollar. “Pensé, ¿por qué no cultivar estas tierras para iniciar la agricultura a pequeña escala? Esto no solo ayudará a lograr un nivel de seguridad alimentaria, sino que también le enseñará a esta comunidad los beneficios de cultivar sus propios alimentos, ¡especialmente en tiempos de crisis! ” dice Sheuly. Ella agrega: “Para sostener la iniciativa, el financiamiento fue un obstáculo. También me di cuenta de que estas personas no tenían trabajo por ahora, por lo que, al involucrarlos directamente, podrían volver a trabajar y contribuir no solo a su propio bienestar sino al de los demás. El verdadero espíritu de pertenencia a la comunidad se encendería y entenderían los beneficios de la unidad en momentos como estos. La caridad no es sostenible, pero esto sí lo sería”.


Sheuly se acercó a los respectivos terratenientes que la alentaron respecto a su idea novedosa e incluso la conectaron con otros terratenientes de la zona. Algunos se mostraron reacios, pero ella les aseguró que la tierra solo se utilizará durante las perturbaciones económicas a causa de la COVID-19. Un total de siete lotes vacíos que suman unos pocos acres y separados por límites se utilizaron para el cultivo de hortalizas. A lo largo de la implementación de las distintas iniciativas se aseguraron protocolos de distanciamiento social y se proveyó acceso al lavado de manos en cada espacio. Las mujeres y los hombres se movilizaron para cultivar verduras como ocra, berenjena, calabaza, espinaca y más en estas tierras, poco después de que Sheuly estableciera la granja improvisada. “Sheuly (Apa) nos ha ayudado cuando no teníamos a nadie. Haremos lo que ella quiera que hagamos, ya que es por nuestro propio bien”, dice Jahanara Khatun, una residente del asentamiento
informal que solía vender cosas que recogía de las calles para ganarse la vida antes de que entrara en vigor el confinamiento.

Las donaciones de los amigos y familiares de Sheuly siguieron llegando y ayudaron a comprar los elementos necesarios para operar la cocina comunitaria, como utensilios de cocina y otros alimentos como arroz, lentejas, aceite de cocina y especias. Sin embargo, hubo días en que no se recibieron suficientes donaciones y la cocina se cerró. “El cultivo de vegetales no es suficiente, ya que se necesitan otros elementos para cocinar los alimentos y eso requiere fondos adicionales. Hubo muchas personas que continuaron ayudando, pero hubo días malos”, agrega Sheuly. Cuando se le pregunta acerca de los obstáculos que enfrentó mientras trabajaba en su iniciativa, Sheuly comparte con determinación: “Mucha gente me dijo que me detuviera. Les preocupaba si
podría continuar o no. Les aseguré que comencé la iniciativa sin mucha planificación, y ya que está funcionando, déjenme continuar. Veamos hasta dónde puedo llegar”.

A pesar de los recursos limitados, Sheuly también ha logrado construir un salón de clases improvisado. Casi todos los días, cerca de cincuenta niños se sientan alrededor de Sheuly mientras ella les lee cuentos de las fábulas de Esopo y de Rabindranath Tagore. Ella también les enseña etiqueta básica y de vez en cuando todos cantan y bailan juntos. “Si falto a un día de sentarme con los niños, ellos vienen corriendo hacia mí con ojos inquisitivos y me preguntan ‘¿No nos enseñarás hoy? ”, comparte Sheuly.

 

Una mirada al futuro después de la COVID-19
Sin duda, hay efectos multidimensionales de los impactos de la COVID-19, y Sheuly está preocupada por las repercusiones futuras. Ella dice: “Tiene que haber opciones de medios de vida sostenibles para estas 100 familias. La falta de educación, la pobreza, la inseguridad alimentaria y los problemas psicológicos de la incertidumbre conducirán a grandes crisis dentro de estas comunidades. No se pueden imaginar las consecuencias para cuando haya pasado esta tormenta”.

Actualmente, Sheuly está elaborando un plan para permitir que las mujeres y los hombres que viven en el asentamiento desarrollen medios de vida basados ​​en sus habilidades. En una reunión reciente, Sheuly presentó a las mujeres la idea de comenzar a trabajar con las habilidades que tienen. Al momento de escribir este artículo, Sheuly estaba buscando apoyo para poner en marcha inversiones en estas mujeres.

Una lección común para quienes viven en los asentamientos informales de Aftabnagar, como resultado de la iniciativa de Sheuly, ha sido el reconocimiento del valor de trabajar juntos como comunidad. Como dice Aziz, quien cocina todos los días en la cocina comunitaria, “si la pandemia no hubiera ocurrido, no hubiéramos aprendido que para sobrevivir en tiempos de crisis, las personas tienen que luchar juntos como un equipo. Es una lección importante para crisis futuras ”.

Perspectiva de la entrevistadora
Está demás decir que la actual crisis mundial ha puesto al descubierto muchos problemas subyacentes que eran comunes en la sociedad, pero también ha arrojado una luz sobre los héroes cotidianos que trabajan en primera línea. La de Sheuly Ishrat es una historia de indomable espíritu humano y determinación en tiempos de adversidad. Cuando se enfrentó a la oportunidad de ayudar a los demás, no dudó ni una sola vez en seguir adelante. Su angustia por el estado precario de quienes viven en su barrio la impulsó a actuar. La iniciativa comenzó en marzo y, a través de mi correspondencia regular con Sheuly, sé que continúa con toda su fuerza y está evolucionando hacia un proyecto comunitario más concreto. Una vez más se nos recuerda que los tiempos difíciles a menudo encienden las historias de solidaridad más inspiradoras, y lo importante que es aprender
lecciones de ellas.

Acerca de Sheuly Ishrat
Sheuly Ishrat es una escritora, cineasta y trabajadora social con sede en Dhaka, Bangladesh. Ella tiene múltiples funciones y también ha trabajado como periodista independiente y como reportera colaboradora en medios impresos. También incursiona en la planificación de eventos y la fotografía.

Acerca de la entrevistadora
Maheen Khan trabaja como consultora para ICCCAD y está coordinando la iniciativa Voices de la primera línea.

Sobre la serie de Voces de la primera línea

A medida que la pandemia de COVID-19 se apodera del mundo con impactos sanitarios, económicos y sociales en desarrollo, las comunidades de base están desarrollando sus propios mecanismos para hacer frente a la crisis. Es importante capturar y documentar estas historias en tiempo real a medida que el mundo se enfrenta a un desafío a más largo plazo del cambio climático.

Voices de la primera línea  es una iniciativa conjunta del International Centre for Climate Change and Development (ICCCAD) de Bangladesh y CDKN para ayudar a las comunidades de todo el mundo a compartir sus historias sobre los desafíos y las respuestas a la pandemia y el consiguiente bloqueo. Al acumular y difundir historias de diferentes comunidades, esperamos construir resiliencia para los vulnerables en futuras emergencias. Este es el tercer artículo publicado en español. El artículo  original en inglés fué publicado el  13 de July de 2020 y está disponible aqui.

Lee más sobre “Voces de la primera línea de COVID-19” con ICCCAD  y CDKN:

, , , , ,

Comments are closed.