Accessibility links

Voices de la primera línea: un grupo de mujeres de Gambia impulsan la resiliencia ante la crisis

A través de este artículo presentamos la serie Voces de la  primera línea, una iniciativa para ayudar a las comunidades de todo el mundo a compartir sus historias sobre los desafíos y las respuestas a la pandemia y el consiguiente bloqueo. En esta primera entrega Mama Jobe Jeng es una agricultora en la región de la costa oeste de Gambia que relata cómo pertenecer al grupo ha fortalecido su capacidad para hacer frente a la COVID-19 . Informan Hbibatou Drammeh y Ebrima S F. Bah. 

 

Sobre la serie de Voces de la primera línea

A medida que la pandemia de COVID-19 se apodera del mundo con impactos sanitarios, económicos y sociales en desarrollo, las comunidades de base están desarrollando sus propios mecanismos para hacer frente a la crisis. Es importante capturar y documentar estas historias en tiempo real a medida que el mundo se enfrenta a un desafío a más largo plazo del cambio climático.

Voices de la primera línea  es una iniciativa conjunta del International Centre for Climate Change and Development (ICCCAD) de Bangladesh y CDKN para ayudar a las comunidades de todo el mundo a compartir sus historias sobre los desafíos y las respuestas a la pandemia y el consiguiente bloqueo. Al acumular y difundir historias de diferentes comunidades, esperamos construir resiliencia para los vulnerables en futuras emergencias.

Mujeres de Gambia

Tresor Women Warriors es una iniciativa de mujeres y para las mujeres. Sirve para empoderar a las mujeres de Jalangbang, una pequeña aldea en la región de la costa oeste de Gambia. La iniciativa se inspiró en Aji Kumba Daffeh Kah, una mujer de Gambia que decidió ayudar a las mujeres de Jalangbang a lograr la autosuficiencia alimentaria a través de la agricultura. Les proporcionó tierra y plántulas para cultivar y las educó sobre la gestión financiera. Sin embargo, cuando se impusieron restricciones al mercado como resultado de la COVID-19, las ganancias de sus productos agrícolas se vieron afectadas y las mujeres tuvieron que hacerse cargo de la situación por si mismas.

Mama Jobe Jeng, miembro de Tresor Women Warriors, ha vivido en la comunidad de Jalangbang durante 14 años. Ha enfrentado varias crisis en su vida, pero de ninguna manera estaba preparada para algo como la COVID-19. “Dependemos de las actividades de la granja y el mercado nos permite generar ingresos vendiendo nuestros excedentes. Pero con las restricciones inducidas por la pandemia, estamos luchando; y recibimos poca ayuda de nuestros maridos”, dice Mama Jobe. El confinamiento dejó a las mujeres sin otra opción que concentrarse únicamente en sus granjas. Al hacer esto, al menos pudieron proporcionar alimentos para sus familias, incluso si no pueden acceder a los mercados para vender sus excedentes.

Para hacer frente al desafío de la crisis, Aji Kumba una vez más se adelantó para organizar a las mujeres guerreras. Cuando salió la noticia de la COVID-19 en los medios, ella reunió a todos los miembros de la comunidad y les aconsejó que usaran recipientes o dispensadores de agua en sus casas para lavarse las manos. “Nuestra institución, con el apoyo de Aji Kumba, marcó unos dispensadores de lavado de manos que se distribuyeron en los hogares de las mujeres agricultoras”, según Mama Jobe. “Son dispensadores especiales, que llevan la marca ‘La Mujer Guerrera'”  El grupo instó a sus miembros a estar vigilantes, lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de regresar de la granja, y restringir el movimiento de sus hijos por la comunidad.

“Aunque conocemos bien la adopción de medidas de precaución cuando se trata de enfermedades contagiosas, no conocíamos plenamente los beneficios de estas medidas. La pandemia de la COVID-19 nos ha enseñado una lección que nos hace más cautelosas, especialmente sobre la higiene adecuada”, agrega Mama Jobe. A pesar del apoyo de Aji Kumba, la continuidad de las actividades agrícolas de las mujeres guerreras y haber asegurado el suministro de alimentos para la familia, las pérdidas de ingresos seguían siendo inevitables porque el mercado no está activo, como antes.

El gobierno no ha adoptado medidas para apoyar a los agricultores marginales como las mujeres de Jalangbang. “No se puede pedir a la gente como nosotros que se quede en casa y luego no reciba apoyo para sobrevivir”, enfatiza Mama Jobe. Recalca que los agricultores como ella comprenden la importancia de quedarse en casa, pero que sin el apoyo del gobierno para reemplazar los ingresos perdidos, estas condiciones no son sostenibles a largo plazo. Las familias necesitan algunos ingresos para comprar bienes y servicios que ellas mismos no pueden proporcionar.

Mama Jobe menciona además que los grupos comunitarios como Tresor Women Warriors están desempeñando un papel vital en la protección contra el virus en sus miembros y las familias de los miembros, permitiéndoles continuar cultivando con buena salud y apoyando su propia seguridad alimentaria. “Queremos compartir nuestra historia con el mundo para que sepan que las mujeres de esta institución no sufren por holgazanería, sino porque simplemente no tienen el apoyo suficiente para mitigar los problemas que trae este virus”, concluye Mama Jobe.

Perspectiva de los entrevistadores – de Hbibatou Drammeh y Ebrima S F. Bah:  

“En tiempos difíciles, no se puede dejar de enfatizar la necesidad de financiamiento para apoyar la agricultura en las aldeas rurales. El flujo de recursos e información es clave. La información permite a las comunidades conocer las medidas que se han implementado y ayudarlas a actuar en consecuencia.

A nivel comunitario, diferentes instituciones como ‘Tresor Women Warriors’ pueden unirse y formar un gremio. Esto les permitirá fortalecer su poder de negociación y expresar sus necesidades de apoyo.

Tener una red sólida y duradera puede mejorar la resiliencia de dichas comunidades en futuros desastres”.

Acerca de los entrevistadores 

Hbibatou Drammeh y Ebrima S. F Bah son miembros de la Universidad de Gambia, que forma parte de la iniciativa del Consorcio Universitario de Países Menos Desarrollados sobre Cambio Climático (LUCCC, por sus siglas en inglés). Han participado en investigaciones sobre cambio climático en la Universidad de Gambia y en otros lugares. Ebrima está cursando una licenciatura de la Facultad de Ciencias Agrícolas y Naturales, mientras que Habibatou es estudiante de doctorado en Administración Pública en la Universidad de Gambia.

Acerca de Mama Jobe Jeng 

Mama Jobe Jeng es una mujer wólof de 34 años que vive en Jalangbang, una aldea en el suburbio de Brikama, en la región de la costa oeste de Gambia. Ella ha vivido en esta comunidad durante 14 años y ha estado involucrada con Tresor Women Warriors desde entonces. Participó activamente en todas las actividades realizadas en torno a la crisis de la COVID-19 y cree firmemente que empoderar a las mujeres a través de la provisión de recursos y apoyo les permitirá un futuro mejor.

 

, , ,

Comments are closed.