Vínculos de accesibilidad

ARTÍCULO DESTACADO: Agricultores bangladesíes responden a la COVID-19 con innovación

El brote de COVID-19 ha afectado las cadenas de suministro de las empresas agrícolas en Bangladesh, pero la pequeña empresa Prakritik Krishi Biponon Kendra se ha adaptado rápidamente. Informa Zakir Hossain. Esta es la segunda de una serie de historias de voces de la primera línea de ICCCAD y CDKN sobre historias de Africa y Asia para que inspiren a los lectores de América Latina.

 

Delowar Jahan nunca imaginó una situación en la que Bangladesh fuese azotado por una pandemia global y la consiguiente imposición de un confinamiento en todo el país. “Mi respuesta inmediata fue enviar a mi familia a nuestra casa en la aldea y elaborar un plan para mantener la cadena de suministro de mi empresa de alimentos orgánicos Prakritik Krishi”, dice Delowar. Mientras se discutía el cierre a nivel gubernamental, junto con el despliegue militar para controlar el movimiento masivo, Delowar y sus colegas comenzaron a hacer planes de contingencia, coordinando y discutiendo posibles estrategias por teléfono.

Inicialmente había incertidumbre sobre las regulaciones que vendrían durante el confinamiento, especialmente en lo que respecta a los sistemas de transporte de los que tanto dependía la organización. La seguridad del personal en el centro de Dhaka también era un problema, en caso de que una infección estallara y se propagara inevitablemente dentro de las instalaciones. Conforme más personas salían de Dhaka hacia sus aldeas, también existía la posibilidad de robo en el centro debido a la falta de protocolos de seguridad, así como a una potencial crisis alimentaria en la ciudad. Por lo tanto, se decidió que todo el personal, artículos valiosos y otros asuntos logísticos serían transferidos a su granja en Manikganj, un distrito cercano a la capital.

El cierre de los mercados y las prohibiciones iniciales de transporte presentaron un conjunto diferente de desafíos para los agricultores de todo el país. Se enfrentaban a una pérdida de ingresos debido al cierre. Un agricultor del distrito de Jhinaidah, Alamgir, nos dijo: “Antes de la pandemia, suministrábamos verduras por valor de Tk. 20.000 (aproximadamente 235 dólares estadounidenses) a Dhaka cada semana que fueron transportados en autobús. Pero ahora ya no podemos enviar suministros a Dhaka ”.

 

Los agricultores lanzan una iniciativa colectiva local

Para mantener sus medios de subsistencia, los agricultores locales de la zona colaboraron para lanzar una iniciativa colectiva: un mercado de verduras provisional e improvisado cerca de la mezquita del pueblo para servir a la comunidad local. La idea fue inicialmente rechazada por la administración local por temor a violar los protocolos de distanciamiento social. Pero los agricultores persistieron en sus esfuerzos con el gobierno local, y se acordó que se nombrarían policías comunitarios para hacer cumplir y monitorear las medidas de distanciamiento social para que el mercado pudiera operar.

Para los productores y agricultores locales muy pobres, Prakritik Krishi creó un fondo de emergencia y recaudó donaciones de sus clientes, que estaban dispuestos a brindar apoyo. La movilización de fondos de emergencia es una práctica de preparación organizacional que Prakritik Krishi había inculcado en su negocio, y que ha estado vigente durante crisis pasadas para apoyar y mantener a los agricultores. El fondo de emergencia también crea colaboración entre los agricultores a través del intercambio de semillas, proporcionando apoyo en fertilizantes y un suministro básico de alimentos, además de la provisión de efectivo a la comunidad agrícola frente a una crisis.

En la organización, la primera semana de cierre fue muy desafiante para el negocio, ya que el centro de Dhaka fue cerrado y el 50% de los clientes habían abandonado la capital. La inspiración llegó cuando el hermano de Delowar, que vive cerca de Londres en el Reino Unido, le compartió cómo los mercados de alimentos de emergencia estaban operando allí a pesar del confinamiento. “Mi hermano me ayudó a darme cuenta de que, al igual que la atención médica, la comida también es una necesidad para las personas en este momento. Eso me hizo repensar toda la situación y crear una nueva estrategia ”, dice.

“Comenzamos a brindar un servicio en línea y movilizamos a la gente en la granja de Manikganj. Apenas supimos que se permitía el transporte de alimentos, se decidió que tres miembros del personal viajarían a Dhaka en un vehículo alquilado para las entregas. Ahora mantenemos el apoyo operativo desde Manikganj y entregamos alimentos a Dhaka dos veces por semana, proporcionando apoyo alimentario semanal a cien familias ”.

Manikganj era ahora el centro de las operaciones de la organización, ya que la agricultura y la logística se llevaban a cabo desde allí. Todos pusieron manos a la obra y todas las personas se involucraron, tanto en la agricultura como en el empaque. Esto condujo a un enfoque más costo efectivo y un monitoreo eficiente de la producción de alimentos. Siempre ha sido la meta de la organización el proveer a los clientes directamente desde la granja; ¡esto ahora era una realidad gracias a la pandemia!

 

Cultura organizacional de preparación para las crisis

Incluso en estos tiempos de incertidumbre, la organización pudo implementar un enfoque coordinado para reiniciar sus operaciones, y eso también de una manera rentable. Como menciona Delowar, “En Prakritik Krishi, cultivamos una cultura de preparación para las crisis económicas imprevisibles. De tal manera, nos enfocamos principalmente en mantener nuestras granjas de modo que si alguna vez hay una crisis que amenaza nuestros medios de vida, al menos podamos producir nuestros propios alimentos para nuestras familias y sobrevivir”. La idea misma de sostenibilidad estaba tan profundamente arraigada en la organización, que Delowar y sus colegas pudieron innovar en oportunidades durante la crisis. Sin embargo, Delowar cree que el apoyo del gobierno y otros actores también es esencial para mantener la seguridad alimentaria.

Una de esas oportunidades comerciales surgió cuando observaron que, como medio de autosuficiencia, la gente estaba deseosa de cultivar verduras en sus azoteas o balcones durante el cierre. Prakritik Krishi ahora distribuye y entrega semillas de sus granjas. “Hemos recibido respuestas positivas y la demanda está aumentando”, dice Delowar con orgullo sobre esta nueva iniciativa que no solo diversifica su gama de productos y sus fuentes de ingresos, sino que también aborda las necesidades actuales de sus clientes. Delowar agrega: “La mayoría de los vegetales de hojas tardan 14 días en crecer, que es la duración exacta de la cuarentena de la COVID-19. ¡Puedes cultivar tu propia comida con cuidado y cariño, y reconectarte con la naturaleza!”

 

La perspectiva del entrevistador

“La pandemia ha ofrecido un atisbo de esperanza renovada y mayor resiliencia en comunidades de todo el mundo. Nos ha obligado a explorar métodos creativos para mantener nuestros medios de subsistencia y nuestras responsabilidades sociales. Cuando no tenemos otra opción, a menudo buscamos métodos colaborativos de sustento. Unir nuestras disposiciones individuales en una respuesta colectiva ha sido nuestro instinto de supervivencia desde los inicios de la civilización. Así es como los agricultores locales llevaron adelante una idea de crear oportunidades para mantener sus medios de vida, y como Prakritik Krishi pudo no solo mantener su cadena de suministro, sino también lograr su meta de hace mucho tiempo de crear un vínculo directo entre sus granjas y nuestros platos. “

 

Acerca de Zakir Hossain y Delowar Jahan

Zakir Hossain es el fundador de La voz de los agricultores (Krisoker Sor). Aboga globalmente por los derechos de los agricultores, especialmente en las áreas de cambio climático, reducción de riesgo de desastres y la Agenda 2030. La voz de los agricultores es un pequeño instituto de investigación agrícola financiado por la comunidad local, dedicado al desarrollo local holístico, que conecta la investigación experimental con el discurso de políticas. 

Prakritik Krishi comenzó a operar hace más de una década cuando un joven graduado en periodismo, Delowar Jahan, decidió seguir su curiosidad por los métodos de agricultura y asumió el desafío de crear una armonía entre las prácticas agrícolas y la naturaleza, mediante la implementación de métodos de agricultura sin químicos y ecológicos.

Prakritik Krishi y La voz de los agricultores están en el mismo camino que el movimiento mundial de agricultura orgánica.

 

Sobre la serie de Voces de la primera línea

A medida que la pandemia de COVID-19 se apodera del mundo con impactos sanitarios, económicos y sociales en desarrollo, las comunidades de base están desarrollando sus propios mecanismos para hacer frente a la crisis. Es importante capturar y documentar estas historias en tiempo real a medida que el mundo se enfrenta a un desafío a más largo plazo del cambio climático.

Voices de la primera línea  es una iniciativa conjunta del International Centre for Climate Change and Development (ICCCAD) de Bangladesh y CDKN para ayudar a las comunidades de todo el mundo a compartir sus historias sobre los desafíos y las respuestas a la pandemia y el consiguiente bloqueo. Al acumular y difundir historias de diferentes comunidades, esperamos construir resiliencia para los vulnerables en futuras emergencias. Este es el segundo artículo publicado. El artículo en inglés fué publicado el 15 de Junio de 2020 y está disponible aqui.

 

,

Comments are closed.