Vínculos de accesibilidad

OPINION: Oportunidades para la implementación de las NDCs en el nuevo Plan Nacional de Desarrollo de Colombia

Colombia no solo ha establecido metas de reducción de emisiones para 2030. También ha establecido un presupuesto de carbono intermedio para el período del Plan Nacional de Desarrollo para 2022, que apunta a garantizar que el país se encuentre en un camino para alcanzar sus metas para 2030, dice Estefania Ardila Robles, Especialista en participación de país en la Unidad de Apoyo a la Alianza de NDC.

 

El contexto internacional

Hace cuatro años, Colombia hizo una promesa de cambio climático, su contribución determinada a nivel nacional, contra la cual el país informará su progreso en virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el Acuerdo de París. El NDC colombiano incluye:

  • un objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de 20% por debajo del escenario de emisiones normal para el año 2030 (30% por debajo de BAU si el país recibe el apoyo internacional adecuado);
  • un conjunto de hitos de adaptación al cambio climático que cubren los ecosistemas, la planificación del uso de la tierra y las poblaciones vulnerables; y
  • Medios de implementación propuestos, tales como programas de investigación e innovación y mecanismos financieros.

Con menos de 11 años para alcanzar estos objetivos, Colombia, al igual que las otras 182 naciones que establecieron un NDC, enfrenta tres desafíos principales. Primero, debe garantizar políticas efectivas para permitir la implementación de las acciones de mitigación y adaptación. En segundo lugar, debe asegurar la financiación para desplegar tales acciones en una escala relacionada con la magnitud del desafío. En tercer lugar, debe poder demostrar de manera transparente, tanto a nivel nacional como internacional, cómo estos esfuerzos están llevando a cumplir los objetivos de NDC.

Pasos a corto plazo hacia metas a mediano plazo

Con el apoyo técnico proporcionado por la Alianza de NDC , una alianza global de más de 130 países, instituciones internacionales y miembros no gubernamentales, Colombia desarrolló un paquete de medidas, acciones y objetivos intermedios, que están incluidas en su recientemente aprobado Plan Nacional de Desarrollo 2019 – 2022. Si se implementan por completo al final de ese período, Colombia estaría en camino de cumplir con sus objetivos de mitigación y adaptación para 2030.

Puede preguntarse, ¿cómo se desglosó el NDC para garantizar que lo que se hace en los próximos 3.5 años esté conectado a un resultado de cambio climático al 2030?

Un presupuesto de carbono para reducir las emisiones.

Por primera vez en un Plan Nacional de Desarrollo, Colombia incluyó un objetivo de reducción de emisiones intermedio, según el cual, para 2022, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero debería sumar 36 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2eq). 

Este objetivo puede considerarse un presupuesto de carbono ya que el país puede “gastar” de diferentes maneras al asignar derechos de emisión y compromisos entre los sectores más responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Este objetivo es una señal importante para las partes privadas y los posibles inversores interesadas, dándoles el incentivo para encontrar oportunidades de mitigación. Las metas del Plan Nacional de Desarrollo están sujetas a monitoreo nacional e informes anuales: el Gobierno de Colombia seguirá un sistema de monitoreo e informe de emisiones basado en las reglas del Acuerdo de París (que se acordaron en la COP24 como parte del Paquete de Clima de Katowice).

Todos los sectores emisores están cubiertos por al menos un objetivo estratégico que está directamente relacionado con el objetivo más amplio de reducción de emisiones. En el sector energético, la participación de las energías renovables no convencionales en la matriz energética aumentará de 22.4 megavatios (MW) a 1.500 MW, y la intensidad energética de la producción disminuirá en aproximadamente un 7% como resultado de las iniciativas de eficiencia energética. 

En el sector del transporte, se ha propuesto un enfoque combinado de alternativas al transporte por carretera, logística mejorada y una flota de vehículos menos contaminante (Colombia debería tener 600,000 vehículos eléctricos en sus carreteras para 2030). Cerca de 1.000 empresas en los principales corredores industriales del país deberían estar bajo programas de producción más limpia y, a través de una estrategia de economía circular, la tasa nacional de reciclaje debería aumentar del 8,7% al 12% para 2022.

Entre 2016 y 2017, la deforestación en Colombia experimentó un aumento del 23% en comparación con el año anterior. Estas tendencias y las evaluaciones gubernamentales de sus causas  indican que abordar las emisiones de la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo (AFOLU en su siglas en inglés) no será una tarea fácil. AFOLU representa el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Colombia y es clave para promover la paz y el bienestar duraderos en el país. Por lo tanto, la acción en este sector es fundamental tanto para implementar el NDC como para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El gobierno ha decidido centrar sus esfuerzos en tres objetivos en el sector de AFOLU:

  1. detener el crecimiento acelerado de la deforestación para 2022;
  2. un compromiso para mejorar la eliminación de gases de efecto invernadero mediante la expansión de la agrosilvicultura, la gestión sostenible de bosques naturales, los sistemas silvopastorales y otras formas de restauración productiva de tierras en más de 700,000 hectáreas y
  3.  implementar las mejores prácticas en las tierras agrícolas de Colombia mediante la aplicación de menos fertilizantes.

Se espera que la implementación conjunta de todas estas acciones y objetivos dé lugar a mejoras mensurables en la calidad del aire y del agua, en el crecimiento de empresas verdes basadas en el uso sostenible de la biodiversidad y en la reducción de los residuos plásticos y otros residuos reutilizables en los ecosistemas oceánicos y terrestres.

Amplio alcance de  acciones de adaptación.

El enfoque para fomentar la adaptación al cambio climático es garantizar que los planes y estrategias existentes para el cambio climático reciban financiamiento y se pongan en marcha. Una de las principales propuestas para catalizar una acción mejorada es ampliar el alcance del Fondo de Adaptación nacional. Además, el gobierno nacional apunta a fortalecer, a través de políticas y medidas regulatorias más eficientes, la noción de responsabilidad compartida de diferentes sectores económicos y gobiernos locales para abordar la vulnerabilidad climática y los riesgos climáticos para los ecosistemas y las poblaciones.

Alianzas  internacionales para acelerar la acción.

Como se muestra en este artículo, Colombia está implementando herramientas de políticas y recursos financieros nacionales para implementar su NDC. Pero aún se necesita  apoyo adicional para implementarlo en su totalidad. Al trabajar con la Alianza de NDC, el gobierno ha formulado una declaración clara de estas necesidades adicionales y ha generado compromisos  con socios gubernamentales e intergubernamentales para satisfacerlas. Si tiene éxito, esta experiencia podría inspirar a otros países en la región y en todo el mundo a hacer más y hacerlo más rápido.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.