Vínculos de accesibilidad

OPINIÓN: El empoderamiento de las mujeres y las niñas podría transformar la resiliencia climática de América Latina

La Iniciativa Ciudades Resilientes al Clima ha proporcionado evidencia adicional de que las mujeres y las niñas están en la primera línea de los impactos del cambio climático en la región, y soportan los efectos negativos del cambio climático de manera desproporcionada. Las iniciativas dirigidas por mujeres para la seguridad alimentaria y la planificación del desarrollo son prometedoras, y los resultados de la investigación exigen nuevas formas de pensamiento lateral para combatir la discriminación y empoderar a las mujeres para que lleven vidas más productivas y empoderadas.

Mairi Dupar desvela las últimas investigaciones de Alexandra Vasquez, Ana María de la Parra, Karina Castaneda Checa, Marta del Castillo, Ana de Lima y Oriana Almeida.

 

El acceso desigual de las mujeres a los recursos, su casi exclusiva responsabilidad por el cuidado de las personas dependientes y la inseguridad y la precariedad de su trabajo remunerado contribuyen a la feminización de la pobreza en América Latina, según Alexandra Vasquez y coautores en “La perspectiva de género: ¿Una consideración necesaria para comprender y transformar las estructuras de desigualdad en el contexto del cambio climático? ” publicada en una edición especial Fortaleciendo la Resiliencia al Clima en América Latina  de la revista Medio Ambiente y Urbanización.

Vasquez el al. extrae sus conclusiones aleccionadoras de la Iniciativa Ciudades Resilientes al Clima en América Latina, una iniciativa de CDKN, Fundación Futuro Latinoamericano y el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo – Canadá. Desde 2016, el programa ha estado trabajando para apoyar estrategias para un crecimiento más resiliente al clima y sostenible en ciudades de tamaño intermedio de la región. Cuatro de sus seis proyectos de investigación se han centrado explícitamente en el género, investigando las preguntas: ¿Qué desafíos especiales enfrentan las mujeres y las niñas para desarrollar su propia resistencia al clima y contribuir con su talento al desarrollo resiliente al clima en sus comunidades? ¿Qué oportunidades existen para liberar el potencial de las mujeres y las niñas?

Los cuatro proyectos de investigación que exploraron las dimensiones de género del desarrollo resistente al clima fueron: Coyuca Resiliente al Clima (en el estado de Guerrero, México), Ciudades Auto-Sostenibles Amazónicas – CASA, Iquitos, Perú), Medios de vida y resiliencia ( en el Delta del Amazonas)  y Cumbaza Resiliente al Clima (en la cuenca del río Cumbaza, Perú).

Según Vásquez et al.,  para evaluar la vulnerabilidad relacionada con el clima y explorar escenarios para desarrollar resiliencia hay que abordar tres áreas de análisis:  roles de género; el uso, acceso y control de los recursos; las necesidades prácticas de las mujeres y sus intereses estratégicos.

La falta de voz de las mujeres en la toma de decisiones aumenta la vulnerabilidad

La participación desproporcionada de las mujeres en el trabajo no remunerado en el hogar, gracias a la convencional “división sexual del trabajo”, se refleja en su notable ausencia de posiciones externas de poder. Las mujeres están en desventaja cuando se trata de aumentar las demandas y necesidades con las autoridades locales, ya que no ocupan puestos de poder ni empleos bien remunerados.

En las áreas del proyecto las decisiones importantes a nivel de la comunidad son típicamente preservadas por los hombres. Las mujeres son una minoría en los foros comunitarios, por lo que tienen menos acceso a la información que les permitiría desarrollar resiliencia, especialmente ante las emergencias relacionadas con el clima. Investigaciones en la cuenca del río Cumbaza en Perú encontraron que “la democracia es débil” y que existen “marcadas desigualdades de género en la administración municipal”.

No es de extrañar, entonces, concluyan las autoras, que las necesidades y preocupaciones particulares de las mujeres, y sus posibles contribuciones a la creación de resiliencia climática, se pierden notablemente.

 

Cuando ocurre un desastre climático, las mujeres están en primera línea.

En América Latina, las mujeres y las niñas carecen de las mismas oportunidades para acceder y controlar los recursos, sostienen Vásquez et al. Las mujeres y las niñas que viven en la pobreza rural y urbana, y las que son de origen étnico-africano e indígena, enfrentan prejuicios adicionales y la falta de acceso a la educación, el empleo decente y la vivienda.

A través de los proyectos estudiados, las poblaciones generalmente carecen de acceso a agua potable, saneamiento, vivienda, energía, alimentos y otros servicios básicos necesarios para la supervivencia. Las mujeres están en la primera línea de estas presiones y son vulnerables en situaciones de mayor riesgo climático, debido a que deben garantizar el agua, los alimentos y la atención en el hogar. La investigación encontró que son responsables de, pero carecen de acceso a agua dulce vital (en los pueblos de Barra y El Bejuco) y alimentos (en Chicolandia) durante los períodos de crisis.

En la cuenca del Cumbaza en Perú, las mujeres rurales tienen el rol tedioso y lento de buscar leña para cocinar, que está cada vez menos disponible. Mientras tanto, cuando se trata de propiedad y control sobre parcelas de arroz irrigadas, la mayoría de los títulos de propiedad son propiedad de hombres.

Las encuestas económicas de hogares revelan que lo que gastan las mujeres de bajos ingresos se gastan en la familia en general;  mientras que los trabajadores varones gastan su dinero primero en sus propias necesidades materiales, con algunos restos gastados en la familia.

Mientras tanto, la malnutrición, las enfermedades relacionadas con el agua contaminada y el acceso limitado a una educación de calidad afectan principalmente a los niños y adolescentes, que también enfrentan problemas de violencia sexual y embarazo temprano.

En el área de estudio de CASA de Iquitos, Perú, donde la población ha sido reubicada de un área plagada de inundaciones, las mujeres jóvenes tienen muchas más probabilidades de ser analfabetas y de abandonar la escuela antes de tiempo, debido a las altas tasas de embarazo en la adolescencia.

La investigación arroja luz sobre el predominio de la discriminación basada en la cultura y la subordinación de las mujeres. Estas condiciones de desigualdad se ven agravadas por los desastres climáticos. La carga de trabajo de las mujeres las hace más vulnerables en los estados de emergencia y su seguridad y salud siempre parecen ser la última consideración, ya que el resto de la seguridad de la familia es lo primero.

 

Las iniciativas inclusivas de la sociedad civil podrían ayudar a construir la resiliencia climática

Vasquez et al. han identificado dónde se están organizando los grupos de mujeres a nivel local, en solidaridad, para mejorar su bienestar y el de sus familias, como en el grupo ‘Comedor las abejitas’ en Nuevo Belén, Perú. Este grupo se alía con el Ministerio de Mujeres y Poblaciones Vulnerables – la institución responsable de liberar los recursos del Programa de Complementación Alimentaria para abordar la inseguridad alimentaria. El mismo proyecto de CASA en Iquitos está trabajando con el gobierno local para desarrollar conjuntamente empresas productivas para mujeres.

Los autores identifican otros “impulsos” de la organización ciudadana, que colocan a las mujeres en roles más centrales y orientadores, y que prometen resultados de desarrollo más sostenibles. En Coyuca, una plataforma de “múltiples actores” está estudiando la gestión de los riesgos climáticos a través de una “Estrategia de Resiliencia Climática: participativa y sensible al género”.

El apoyo político, moral y financiero continuado para iniciativas como estas seguramente contribuirá en cierta medida a corregir las desigualdades climáticas desiguales resaltadas por los proyectos de Ciudades Resilientes al Clima en América Latina, pero la síntesis de Vásquez y otros deja la impresión de que aún hay más iniciativas de este tipo. necesario.

Y uno no puede dejar de reconocer otras fuentes más profundas de inseguridad e inequidad en el análisis del programa, en torno a las necesidades de alfabetización y acceso a la educación de las niñas y las mujeres, la libertad frente a la violencia sexual y la concienciación de los derechos humanos, cuestiones que podrían abordarse de forma integral para permitir que todos lleven vidas seguras y seguras en un clima cambiante.

 

, , , , , , , , , ,

Comments are closed.