Vínculos de accesibilidad

OPINIÓN: El informe de 1.5 ° C del IPCC: ¿Cuáles son las implicancias para las opciones de desarrollo en América Latina?

María José Pacha, Coordinadora de conocimiento de CDKN para América Latina, dice que el Informe especial del IPCC sobre 1.5 ° C de calentamiento global implica una formulación de políticas públicas mucho más integrada en América Latina, que  debería toma en cuenta la necesidad de asegurar los alimentos, la energía, el agua y el clima a la vez.

El cambio climático es evidente en América Latina.

El Informe Especial del IPCC sobre el Calentamiento Global de 1.5 ° C, lanzado esta semana, captura una comprensión científica reciente y cada vez más avanzada del calentamiento global. No solo confirma que la Tierra se está calentando; pero también que  lo está haciendo más rápidamente que los océanos, y que el calentamiento se experimenta de manera desigual entre regiones y estaciones. De manera alarmante, confirma que si las emisiones continúan a su ritmo actual, el calentamiento inducido por el hombre superará los 1.5 ° C alrededor de 2040.

Al mirar a América Latina, el IPCC ya ha informado cambios en el clima de la región, incluidas modificaciones significativas en la temperatura y las precipitaciones: calentamiento de 0.7 a 1 ° C  se ha detectado de en toda la región desde la década de 1970 y las precipitaciones anuales se han apartado de su norma histórica: el aumento de las precipitaciones en el sudeste de América del Sur contrasta con la disminución de las tendencias de las precipitaciones en América Central y Centro-Sur de Chile. Las lluvias extremas más frecuentes en el sureste de Sudamérica han provocado deslaves e inundaciones repentinas. Un ejemplo de esto es la triple frontera donde se comparte el río Paraná entre Paraguay, Brasil y Argentina: las intensas lluvias e inundaciones causaron pérdidas que alcanzaron los US $ 40 millones durante el período 2013-2017 en las tres ciudades de Puerto Iguazú, Ciudad del Este. y Foz de Iguacu . En las ciudades del Delta del Amazonas , el aumento de las precipitaciones ocasiona oleadas repentinas de agua que afectan la salud humana a través de infecciones virales, casos de dengue e infecciones transmitidas por ratas.

Además de estos problemas, también se espera que la urbanización aumente en las próximas décadas en América Latina, ejerciendo una presión adicional en las ciudades de tamaño intermedio. Por ejemplo, la migración de las regiones Andes-Amazonas [1] afectará la dinámica del uso de recursos locales; la mayor parte de ese crecimiento se producirá en ciudades pequeñas y medianas, muchas de las cuales se encuentran en la Amazonía [2] .

Estas presiones compuestas a lo largo de franjas de América Latina agregan credibilidad a los hallazgos científicos del IPCC y la urgente necesidad de  inmediatamente mitigar el cambio climático y adaptarse de manera efectiva a los impactos del cambio climático. Entonces, la pregunta sobre la situación actual y las tendencias futuras es: ¿cómo limitar el calentamiento a 1.5C y crear un futuro más resiliente?

 

Se necesitan políticas de largo alcance y bien integradas.

Estoy totalmente de acuerdo con la conclusión del IPCC de que ocurrirán  transiciones en el uso de la tierra de gran magnitud en los próximos años, lo que “plantea profundos desafíos para la gestión sostenible de las diversas demandas de tierras para los asentamientos humanos, alimentos, alimentación de ganado, fibra, bioenergía, almacenamiento de carbono, biodiversidad y otros servicios ecosistémicos.La implementación de opciones de mitigación basadas en la tierra requeriría superar las barreras socioeconómicas, institucionales, tecnológicas, financieras y ambientales que difieren entre las regiones”. Se necesitan políticas integradoras para abordar estas diversas demandas sobre el uso de la tierra. Considero que el concepto de nexo entre agua, energía y alimentos (AEA) es un buen ejemplo de este enfoque integrado. Es una buena manera de proceder en nuestro mundo hiperconectado, en el que el agua, la energía y los alimentos son cada vez más interdependientes.

En América Latina, el agua está en el corazón de este nexo y sustenta la generación de energía hidroeléctrica, la producción agrícola y la industria. A medida que la región se ve presionada por el cambio climático y la demanda nacional e internacional de las poblaciones en crecimiento, comprender y dar cuenta de estas interdependencias es vital para lograr objetivos económicos, ambientales y sociales a más largo plazo. El agua, la energía y la seguridad alimentaria serán esenciales para fortalecer la resiliencia climática.

CDKN ha trabajado para comprender más sobre cómo se puede aplicar el nexo AEA en América Latina. Trabajamos con nuestros socio, Global Canopy Programme, para identificar cómo se puede aplicar un enfoque ASA a la región de la Amazonia y junto con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) desarrollamos una Agenda de Seguridad Amazónica:  donde se evaluaron la coherencia de políticas en Brasil, Colombia y Perú usando un enfoque de nexo agua-energía-alimentación.

Una limitación que se encuentra en este enfoque es la necesidad de una (más) sólida base de evidencia sobre el papel de la Amazonia y sus subcuencas en el respaldo de la seguridad del  AEA, que pueda informar las evaluaciones específicas a escala de paisaje para permitir que diferentes actores formulen políticas adecuadas. El análisis de la distribución de riesgos, costos y oportunidades a través de múltiples partes interesadas es fundamental para desarrollar incentivos que alienten la acción alineada en torno a los objetivos del nexo AEA.

Un ejemplo destacado de cómo perseguir la seguridad hídrica, energética y alimentaria en un clima cambiante.

Con la Iniciativa de Ciudades Resilientes al Clima respondimos estas preguntas y nos centramos en la cuenca del río Cumbaza en Perú y en su ciudad principal, Tarapoto, para comprender cómo puede funcionar el enfoque WEF en el terreno. En el proyecto Cumbaza Resiliente al Clima se cuantificaron los sistemas actuales de recursos hídricos, energéticos y alimentarios, teniendo en cuenta los indicadores de demanda, suministro y acceso de la seguridad del AEA. Estos indicadores fueron desarrollados con una variedad de partes interesadas de la cuenca del río Cumbaza. Las interacciones de AEA se visualizaron y se pueden usar para diseñar e implementar acciones y medidas que pueden mejorar la gobernanza de los recursos naturales y promover trayectorias hacia un cambio de desarrollo resistente al clima. Hay resultados interesantes sobre cómo el concepto WEF puede fortalecer la resiliencia climática en la amazonia urbana, la resiliencia hídrica  se puede conseguir en paisajes urbano-amazónicos y un manual para realizar este tipo de análisis en otras cuencas similares.

Este estudio de caso ha generado importantes conocimientos y conciencia sobre la interdependencia entre el agua, la energía y la seguridad alimentaria en los entornos urbanos y rurales, y los elementos locales-regionales de riesgo y resiliencia. Los resultados también resaltan el papel de los servicios de los ecosistemas forestales en el apuntalamiento de los sistemas de agua, energía y alimentos para las poblaciones urbanas y rurales, en particular en lo que respecta a la seguridad del agua.

El enfoque del nexo AEA puede ayudar a impulsar la mitigación del cambio climático y la ambición de mantener el calentamiento promedio por debajo de 2 grados. Las acciones sugeridas en el proyecto incluyeron la expansión  de infraestructura verde para mantener importantes servicios del ecosistema acuático, como la restauración mediante la reforestación de 1500 ha en las subcuencas de los ríos Ahuashiyacu y Shilcayo, y un total de 3000 ha para la cuenca más amplia de Cumbaza a través de la sistemas agroforestales para 2050. Estas acciones crearán una mayor capacidad de recuperación y contribuirán a la mitigación al ayudar a almacenar y secuestrar carbono.

Ejemplos como la iniciativa de la cuenca del Cumbaza, con su análisis de datos, el mapeo de partes interesadas y las fases intensivas de consulta y negociación, demuestran cómo la perseverancia e ingenio humanos pueden abordar algunos de los complejos desafíos del cambio climático y el desarrollo. Es importante destacar que la iniciativa ha tenido financiamiento desde Canadá y el Reino Unido, para hacer posible parte del trabajo. Pero también ha aprovechado profundamente el capital humano de la región para extraer soluciones sostenibles.

La iniciativa también ha puesto un fuerte énfasis en el aprendizaje mediante la práctica y el intercambio de conocimientos entre los socios, para que los participantes puedan aprender rápidamente unos de otros. Documentar y distribuir los hallazgos podría catalizar la acción en otros lugares de la región del Amazonas y más allá. Estos factores de éxito de un proyecto en curso en Perú sugieren que el gran desafío del IPCC para limitar el calentamiento global y vivir de manera más sostenible con los impactos del cambio climático es difícil, pero no imposible.

Para más información

[1]  En el departamento de San Martín, el 65%  de la población es urbaa y las migraciones de los Andes es una tendencia continua.

[2]  La mayoría del crecimiento urbano proyectado hacia 2050 va a ocurrir en ciudades pequeñas e intermedias de  América Latina.

 

 

,

Comments are closed.