Vínculos de accesibilidad

OPINIÓN: Más allá de París – Lucha contra el cambio climático es una cuestión de supervivencia para El Salvador


A su regreso de las conversaciones sobre cambio climático en París (COP21) -en diciembre pasado-, la Ministra del Ambiente de El Salvador, Lina Pohl, pareció satisfecha con el hecho de que el nuevo acuerdo recoja viejas demandas de Centroamérica y otros países vulnerables, tal como se señala en esta entrevista realizada por Miren Gutiérrez de CDKN. Entre ellas: el hecho de que el acuerdo sea legalmente vinculante y que incluya esfuerzos para mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1.5 ºC; el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas; y una distinción explícita entre adaptación y pérdidas y daños. Los países vulnerables al cambio climático aprovecharon el momento al inicio de las negociaciones en París para retar a Europa, EE.UU y China a aumentar sus ambiciones y establecer una meta global de largo plazo de 1.5°C en vez de 2°C de aumento de temperatura. Las Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas y Capacidades Respectivas (CBDR-RC, por sus siglas en inglés) es un principio al interior de la CMNUCC que reconoce las capacidades y responsabilidades diferenciadas de los países que enfrentan el cambio climático. Antes del Acuerdo de París, el tema de pérdidas y daños había sido tratado como una sub categoría de la adaptación.

En esta entrevista, Jorge Rodríguez, representante en El Salvador de CDKN, ofrece una visión del futuro de dicho país con relación a los compromisos para enfrentar el cambio climático.

El Acuerdo de París creó un mandato ambicioso para la comunidad global. ¿Esto cambia las conversaciones nacionales sobre cambio climático en El Salvador? Si es así, ¿cómo?

El Salvador presentó en París contribuciones cualitativas relacionadas a planes de mitigación. Es intención del Ministerio de Medio Ambiente trabajar sobre contribuciones cuantitativas a partir de este año. Para el Gobierno de El Salvador lo relacionado a las contribuciones resulta muy importante porque son una manera de posicionar el tema a nivel nacional. La estrategia es establecer las contribuciones del país, aprobarlas por el Congreso, y a partir de allí, poder bajar los compromisos a los diferentes sectores.

El Salvador envió su INDC. ¿Qué se necesitará para pasar de la intención a la implementación? ¿Cuáles son las grandes oportunidades y retos?

El Salvador es uno de los países más vulnerables al cambio climático en el mundo. Por otro lado, es un país que no logra crecer hace 20 años (crecimiento del PIB es similar a la tasa se crecimiento poblacional). En esta situación se generan conflictos y tensiones sociopolíticas con relación al uso de los recursos, lo cual constituye el mayor desafío que se debe enfrentar.

Se presentan oportunidades, por un lado, porque el clima ya está afectando notoriamente a nivel social y a nivel económico, y las pérdidas sufridas en sectores como agricultura o infraestructura son cuantiosas. Por otro lado, se vislumbra una salida hacia el desarrollo a través del crecimiento verde, con la posibilidad adicional de acceder a financiamiento climático. De esta manera se estaría generando desarrollo económico y al mismo tiempo reduciendo la vulnerabilidad.

El Acuerdo de París busca limitar el aumento de la temperatura promedio global en 2°C como máximo, y tratando de acercarse lo más posible a 1.5°C. Las emisiones de El Salvador son muy bajas, ¿qué esperanza hay para ver crecimiento económico y desarrollo humano con estas bajas emisiones? Concretamente, ¿cómo harán para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, abordar la seguridad alimentaria, el desarrollo económico y el cambio climático, así como aumentar sosteniblemente la producción de alimentos?

La motivación de El Salvador no es luchar contra el calentamiento global per se, es una cuestión de supervivencia. El aumento de temperatura promedio en el país ya supera los 1.5 °C. La mayoría de los ecosistemas, al igual que el suelo, se encuentran degradados. Asimismo, se están presentando serios problemas con la disponibilidad del agua, las sequías y lluvias extremas, que están causando estragos en la economía del país. En este sentido, El Salvador no tiene un compromiso con el mundo, sino un compromiso consigo mismo para reducir su alta vulnerabilidad al clima. Por eso, se asumió el enfoque de mitigación basada en la adaptación. En el marco del Bonn Challenge, la Ministra de Ambiente se comprometió a restaurar 1 millón de Ha degradadas, que para un país de 24 mil kilómetros cuadrados es una cantidad más que relevante. Desde este enfoque se pretende reducir la emisión de gases, pero con el principal fin de fortalecer las fuentes de agua, restaurar los suelos para que recuperen su capacidad productiva, generar espacios que sean más seguros para las personas que viven en ellos, entre otros beneficios.

Si se revisa la mayoría de INDCs de los países en desarrollo se verá que sus objetivos de reducción de emisiones están sujetos al desarrollo de tecnología, financiamiento climático internacional y generación de capacidades. ¿Qué pasaría si los medios de implementación no fluyen?

Aunque el apoyo internacional es importante para El Salvador, se está avanzando dentro de lo posible con recursos propios. Institucionalmente el Gobierno ha establecido un espacio de coordinación interinstitucional llamado Oficina de Sostenibilidad Ambiental y Vulnerabilidad, que realza el posicionamiento del tema a nivel político. Se están creando fondos de incentivos para la restauración de ecosistemas y paisajes al que aportan empresas privadas nacionales. El Gobierno está modificando el marco normativo para facilitar estas medidas.

El Salvador es un país altamente vulnerable que ha sufrido los impactos humanos y económicos de una serie de tormentas tropicales en los últimos años…Por otra parte, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) contienen varios componentes relacionados con el clima, además de una meta explícita y específica sobre cambio climático. ¿Cuáles son algunas de las formas en que los ODS influenciarán el planeamiento y la acción del desarrollo en El Salvador en los próximos años?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible ya se están empezando a incorporar en los procesos de planificación de diferentes espacios. Este es un proceso que recién empieza y no puedo decir que es generalizado. Es de esperar que tome una mayor fuerza en los próximos años. Uno de los efectos importantes que se están vislumbrando es que, a diferencia de los ODM, los ODS tienen un enfoque más integral y reflejan la interconexión que tienen los diferentes temas. En este sentido, propician la articulación de iniciativas tanto a nivel nacional como a nivel territorial.

,

Comments are closed.