Vínculos de accesibilidad

OPINION: El debate de género y el cambio climatico– Igualdad de derechos o roles uniformes?


Debido a la celebración del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, Mehrunnisa Malik, Miembro Asociada de Aprendizaje y Redes de Conocimiento para CDKN Asia, argumenta que es necesario un análisis más sofisticado de los roles y las influencias de las mujeres en diferentes culturas. Sólo entonces las mujeres y los hombres pueden que contribuyan plenamente al desarrollo compatible clima donde viven.

 

El debate sobre el cambio climático y género se ha centrado en la noción de que las mujeres son vulnerables y virtuosas. Vulnerables, más que los hombres, a los impactos del cambio climático en los países en desarrollo; y virtuosas, también más que los hombres, en la protección del medio ambiente y el consumo considerado de los recursos. Aunque esto último aún no se ha establecido, hay evidencia e investigación que muestran los impactos desiguales del cambio climático en las mujeres en los países en desarrollo, haciéndolas más vulnerables a los cambios que a los hombres. Es, sin embargo, evidente que este debate no ha progresado más allá del establecimiento del tema de la vulnerabilidad en la última década. Hay poca o ninguna discusión sobre la comprensión de las relaciones de poder, debido a las que surgen estas vulnerabilidades, y las conexiones del contexto, de la clase, la etnia, la religión y las normas sociales en el abordaje de las vulnerabilidades.

Diversos estudios e informes elaborados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ONU Mujeres, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y otros, han establecido que hay dimensiones significativas de género a los efectos del clima, la adaptación y la vulnerabilidad. En la ficha «Mujer, Equidad de Género y Cambio Climático‘, ONU Mujeres señala la mayor vulnerabilidad de las mujeres frente al cambio climático que los hombres, debido principalmente a las barreras sociales, económicos y políticas que enfrentan las mujeres en los países en desarrollo, y su dependencia sobre los recursos naturales como el agua, los medios de vida, los alimentos y el combustible, que a menudo son más susceptibles a los efectos del clima. Esto junto con el acceso desigual a los recursos, la exclusión de los procesos de toma de decisiones y la movilidad limitada, las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas por el cambio climático, por lo que es necesario identificar las estrategias sensibles al género al responder a los impactos climáticos.

En la 52ª sesión de la Comisión sobre la Condición de la Mujer, se indicó que, aunque las mujeres son más vulnerables al cambio climático que los hombres, es importante recordar que también son actores eficaces o agentes de cambio en relación con la mitigación y la adaptación.

Los roles de las mujeres en los hogares y las comunidades les da un fuerte cuerpo de conocimiento y de experiencia que se puede utilizar en la mitigación del cambio climático, la reducción de los desastres y las estrategias de adaptación. Por otra parte, las responsabilidades de las mujeres en los hogares y las comunidades, como administradores de los recursos naturales y de los hogares, las posiciona bien para contribuir a las estrategias de vida adaptadas a las realidades cambiantes del medio ambiente. Para hacer frente a los impactos específicos de género del cambio climático, los mecanismos de financiación deben ser lo suficientemente flexible como para reflejar las prioridades y necesidades de las mujeres. También es evidente que las mujeres en los países en desarrollo son en la mayoría de los casos insuficientemente representadas en los procesos de toma de decisiones a nivel local, lo que a menudo resulta en actividades que están sesgadas hacia la perspectiva masculina. Por tanto, la consulta y la participación de las mujeres en las iniciativas de cambio climático deben garantizarse para que puedan contribuir con sus perspectivas y experiencias únicas, especialmente en temas relacionados con la gestión y el uso de los recursos naturales.

La convocatoria por políticas específicas y la asignación diferenciada de los recursos para las mujeres en iniciativas de cambio climático se presta al debate de género y a un enfoque climático centrada en las mujeres. Las consideraciones contextuales de funciones y responsabilidades de hombres y mujeres dentro de una unidad, como un hogar, se ignoran, lo que resulta en una comprensión sesgada de las vulnerabilidades, que se apoya en la idea de que los hombres y las mujeres sufrirán impactos por separado y de forma diferente. Si bien es cierto que los impactos pueden ser diferentes, los impactos no están separados, lo que requiere un nivel de precaución durante el uso de una lente de género para evaluar las vulnerabilidades. Los efectos indirectos y transferidos de impactos del clima en tanto deben ser entendidos para evaluar correctamente las vulnerabilidades a nivel de hogar. Aunque las mujeres pueden ser agentes efectivos de cambio en la lucha contra los efectos del clima, existe la posibilidad de acumular mayores responsabilidades en las mujeres, donde las vulnerabilidades se transfieren a ellas sobre los impactos climáticos experimentados por los hombres.

 

El sesgo de la ecuación de género hacia las mujeres no es sólo específico para la comunidad del cambio climático, pero en muchas actividades de la integracion de género en los países en desarrollo. El diálogo de género a menudo tiende a confundirse ya que hay poca o ninguna distinción entre la “igualdad de derechos” y “la uniformidad de los roles ‘. Es importante tener en cuenta que los esfuerzos por la igualdad de derechos para las mujeres y los hombres no depende, ni requiere de una uniformidad de papeles, sobre todo en contextos de los países en vías de desarrollo locales. La integración del género debe esforzarse por identificar y fortalecer los roles de mujeres y hombres, de acuerdo con los atributos sociales y a las oportunidades asociadas con ser una mujer o un hombre. En los países en desarrollo, estas funciones están contextualizados por las normas culturales, nivel de educación y la tolerancia en una sociedad dada, y con frecuencia son mal entendidos o mal interpretados debido a nociones preconcebidas con respecto a las responsabilidades de un género específico. Esto sucede porque los atributos y las oportunidades son contexto y tiempo específicos, por lo tanto, pueden cambiar. El debate sobre la igualdad de género no se trata de hacer al hombre y la mujer iguales, sino de ofrecer igualdad de oportunidades y valor a cada género, mediante la evaluación de los roles dentro de una unidad como la casa, y el establecimiento de la diversidad dentro de esa unidad.

CDKN has been working actively on including gender considerations and looking at projects through a gender lens to truly influence climate-related planning and its outcomes. In India, CDKN worked with Alternative Futures to promote genuinely gender-sensitive implementation of Indian state climate action plan, and in 2014, commissioned a film titled “Missing” which chronicles the lives of the Nahi women in India as they fight the impacts of climate change on a daily basis. The film underscores the need for increased institutional support to women farmers, such as providing land ownership and scaling up access to government schemes.

CDKN ha estado trabajando activamente en la inclusión de las consideraciones de género y mirando a los proyectos a través de un lente de género para realmente influir en la planificación relacionado con el clima y sus resultados. En la India, CDKN trabajó con Futuros Alternativos para promover en el Plan de Acción Climática del Estado Indio la inclusión genuina de temáticas relacionas al género, y en 2014, encargó una película titulada “Missing“, que narra la vida de las mujeres Nahi en la India en su lucha sobre los impactos diarios del cambio climático. La película pone de relieve la necesidad de un mayor apoyo institucional a las agricultoras, como asi también asegurar la propiedad de la tierra y la ampliación del acceso a los sistemas de gobierno.

Si bien la incorporación de consideraciones de género en las actividades de cambio climático ganan impulso, hay una demanda para recoger más evidencias y datos para demostrar aún más los impactos desiguales del cambio climático en las mujeres. Si evaluamos las vulnerabilidades por separado para hombres y mujeres – en forma aislada – sin evaluar quién tiene influencia en las distintas esferas, se corre el riesgo de generar información sesgada y una asignación ineficaz de los recursos. Simplemente mediante la inclusión de las mujeres en las iniciativas no se puede garantizar el beneficiar por igual para las mujeres. Planificar para obtener beneficios iguales y justos para las mujeres y los hombres en iniciativas de cambio climático sin tener en cuenta las funciones y responsabilidades de cada uno puede dar lugar a barreras y al uso ineficaz de los recursos. Una manera eficaz de incorporar el debate de género debe centrarse en la igualdad de derechos y funciones no uniformes, y debe variar en función de los contextos sociales y culturales.

 

Te unes al debate de género y el cambio climático? ¿Qué opinas que debe cambiar? Deja tus comentarios a continuación.

, , , ,

Comments are closed.