Vínculos de accesibilidad

OPINIÓN: Cambio climático y Objetivos de Desarrollo Sostenible son dos caras de la misma moneda


Escrito por:
María José Pacha
Coordinadora Regional de Gestión de Conocimiento y Redes para Latinoamérica y el Caribe

Como se sabe, recientemente fueron adoptados los Objetivos de Desarrollo Sostenible (post 2015) tras tres días de debates entre los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los 17 Objetivos apuntan a erradicar la pobreza y el hambre, garantizar la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición, promover la agricultura sostenible, entre otros. Sin embargo un punto importante a resaltar es que uno de dichos objetivos se refiere específicamente a la lucha contra el cambio climático, reconociendo de esta manera lo que ya se conoce desde hace algún tiempo: que el cambio climático es un tema vinculado directamente con el desarrollo humano y que constituye uno de los principales problemas a enfrentar en el siglo XXI.

Dos caras de la misma moneda

Las Naciones Unidas reconocen que el cambio climático afecta a todos los países (aunque principalmente a aquellos en vías de desarrollo) en todos los continentes. Tiene un impacto negativo en las economías nacionales y en la vida de las personas. En un futuro, las consecuencias serán todavía peores. Hay por lo tanto un nexo intrínseco entre el cambio climático y el desarrollo sostenible: no puede existir un desarrollo sustentable si las emisiones de carbono no disminuyen y no nos adaptamos a los cambios del clima.

El Objetivo número 13 en la nueva agenda para un desarrollo sostenible impulsa a adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. Entre las metas incluidas está la de fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales e incorporar medidas en los planes nacionales para afrontar esos fenómenos. También se insta a los países ricos que son parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático a que cumplan su compromiso de movilizar unos 100 mil millones de dólares anuales a partir del 2020 para atender las necesidades de los países en desarrollo relacionadas con los cambios del clima (a la fecha, el Fondo Verde Climático ha capitalizado 10 mil millones de dólares y empezará su desembolso este año).

La ONU calcula que el costo anual de los desastres naturales es de entre 250 mil y 300 mil millones de dólares. Además, esos fenómenos truncan o frenan el progreso de millones de ciudadanos. En 2014, más de 19 millones de personas tuvieron que abandonar sus hogares por desastres naturales, muchos de ellos exacerbados por el cambio climático. Para hacer frente a los devastadores efectos del cambio climático y evitar que la temperatura global suba en este siglo más de 2°C, se están haciendo esfuerzos para lograr un acuerdo universal en la Conferencia de la ONU prevista para diciembre en París.

Además, la ONU recalca que tenemos a nuestro alcance soluciones viables para que los países puedan tener una actividad económica más sustentable y más respetuosa con el medio ambiente. “El cambio de actitudes se acelera a medida que más personas están recurriendo a la energía renovable y a otras soluciones para reducir las emisiones. Pero el cambio climático es un reto global que no respeta las fronteras nacionales. Las emisiones en un punto del planeta afectan a otros lugares lejanos. Es un problema que requiere que la comunidad internacional trabaje de forma coordinada y precisa de la cooperación internacional para que los países en desarrollo avancen hacia una economía baja en carbono. Los países están trabajando para adoptar un acuerdo global en París este mes de diciembre con el objetivo de luchar contra el cambio climático”.[1]

El impacto del cambio climático en lograr objetivos de desarrollo post 2015

Es claro que para alcanzar los ODS es necesario que los países desarrollen políticas que sean efectivas y que no afecten negativamente a otros ODS. En el caso específico del cambio climático, los compromisos que realicen los países para llegar a un nuevo acuerdo climático este año en la CO21 va a ser crucial para poder lograr un desarrollo sustentable. Para contestar específicamente cómo las políticas y acuerdos sobre  cambio climático están relacionadas con la pobreza (ODS1),  equidad de género (ODS 5), agua y saneamiento (ODS 6) y energía (ODS 7) CDKN comisionó una investigación a HR Wallingford y Metroeconómica que propone explorar la manera en que un acuerdo muy ambicioso  o poco ambicioso sobre el clima afectarían las respuestas sociales, económicas y políticas de las naciones. El equipo de investigación contrastó dos escenarios posibles: con acuerdo climático altamente ambicioso y  con un acuerdo climático de baja ambición a nivel global y utilizando cuatro países como casos de estudio (Dominica, Jamaica, Pakistan y Uganda). El informe completo está disponible en el sitio web de CDKN [2].

El primer escenario (de alta ambición climática) está relacionado con que el mundo comience a transitar una trayectoria de disminución de emisiones en el presente siglo logrando emisiones de carbono neta cero, lo que limitaría el calentamiento global a 20C para 2100. A pesar de que las vidas y los medios de vida ya están en riesgo por el cambio climático, los análisis científicos muestran que un calentamiento de más de 20C  tendría todavía mayores y peligrosas consecuencias[3]. Así, en el segundo escenario, un acuerdo climático de baja ambición, estaría conectado con un débil compromiso gubernamental de cortar emisiones, que resultaría con un aumento de temperatura promedio de 30C a 50C para el 2100.

Para ambos escenarios existe un continuo de posibles respuestas regionales y nacionales y las resultantes políticas sociales, económicas y climáticas. En general se espera que si existe un acuerdo climático ambicioso, éste tiene que estar acompañado de las políticas adecuadas para  lograr un crecimiento bajo en carbono y que garanticen la adaptación al clima. Estas medidas pueden incluir, por ejemplo, la reducción de subsidios al petróleo, colocar precio al carbono en las economías, inversiones innovadoras para proyectos de bajas emisiones, empleos verdes y desarrollo de ciudades más sustentables. Este tipo de medidas resultaría en un crecimiento verde que sería característica del primer escenario.

Esta investigación sugiere que un acuerdo climático altamente ambicioso es crucial para lograr los ODS relacionados con pobreza (ODS1), inequidad (ODS10), cambio climático (ODS13) y asociaciones globales para el desarrollo sostenible (ODS17). Por ejemplo, bajo un acuerdo climático bajo en ambiciones, se proyecta que los niveles de pobreza en 2030 serán 80-140% más altos para Asia y África sub-Sahariana y 25% más altos para América Latina y el Caribe en comparación con un escenario climático de alta ambición.

Casos de estudios seleccionados muestran que a nivel nacional, la naturaleza de las relaciones entre un acuerdo climático y los logros de los ODS varía de país en país. En estados del caribe como Dominica y Jamaica, los ODS relacionados a pobreza (ODS1) son los más sensibles a las diferencias en la ambición climática, mientras que en Pakistán y Uganda los ODS relacionados con pobreza y energía (ODS1 y  ODS7 respectivamente) son los más sensibles al nivel de ambición climática.

Objetivos de Desarrollo Sostenible ambiciosos son la base para un acuerdo climático ambicioso

Los ODS influirán por lo tanto en el tono y nivel de ambición de las conversaciones durante la COP21. En ese sentido, es muy importante que el ODS 13 ya aborde de manera explícita la importancia de la lucha contra el cambio climático.

Asimismo, un acuerdo climático ambicioso es esencial para crear las mejores chances de lograr los ODS para 2030 debido a que puede proveer un marco claro de políticas y las bases legales para acción real sobre el cambio climático puede incentivar la cooperación internacional sobre el cambio climático y puede movilizar recursos adicionales y finanzas para actividades de mitigación y adaptación que apoyen el desarrollo compatible con el clima. También puede potencialmente tener un impacto significativo en la economía y bienestar social de los países más pobres y vulnerables, mejorando la chance que de logren los ODS al 2030. Al contrario, un acuerdo climático bajo en ambiciones pone en riesgo el desarrollo sustentable.

¿Cuáles son las evidencias que la ciencia nos dice sobre el cambio climático?

Entre la evidencia que se ha generado gracias al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sabemos lo siguiente:

  • Entre 1880 y 2012, la temperatura media mundial aumentó 0,85 grados centígrados.. Esto quiere decir que por cada grado que aumenta la temperatura, la producción de cereales se reduce un 5% aproximadamente. Se ha producido una reducción significativa en la producción de maíz, trigo y otros cultivos importantes, de 40 megatones anuales a nivel mundial entre 1981 y 2002 debido a un clima más cálido.
  • Los océanos se han calentado, la cantidad de nieve y de hielo ha disminuido, y ha subido el nivel del mar. Entre 1901 y 2010, el nivel medio del mar en el mundo aumentó 19 cm, pues los océanos se expandieron debido al calentamiento y al deshielo. La extensión del hielo marino del Ártico se ha reducido en los últimos decenios, desde 1979, con una pérdida de hielo de 1,07 millones de km2 cada decenio.
  • Dada la actual concentración y las continuas emisiones de gases de efecto invernadero, es probable que a finales de siglo el incremento de la temperatura mundial supere los 1,5 grados centígrados en comparación con el período comprendido entre 1850 y 1900 en todos los escenarios menos en uno. Los océanos del mundo seguirán calentándose y continuará el deshielo. Se prevé una elevación media del nivel del mar de entre 24 y 30 cm para 2065 y entre 40 y 63 cm para 2100. La mayor parte de las cuestiones relacionadas con el cambio climático persistirán durante muchos siglos, a pesar de que se frenen las emisiones.
  • Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) han aumentado casi un 50% desde 1990.
  • Entre 2000 y 2010 se produjo un incremento de las emisiones mayor que en las tres décadas anteriores.
  • Si se adopta una amplia gama de medidas tecnológicas y cambios en el comportamiento, aún es posible limitar el aumento de la temperatura media mundial a 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.
    Fuente: ONU. Ver en: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/climate-change-2/

Crédito de imagen: UNDP


[1] http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/climate-change-2/

[2] Ansuategi, A., Greño, P., Houlden. V. ,Markandya, A., Onofri, L., Picot, H., Tsarouchi,G.M. ,Walmsley, N.  (2015) The impact of climate change on the achievement of the post-2015 sustainable development goals. CDKN. HR Wallingford and Metroeconomica.

[3]IPCC (2013). Climate change 2013: The physical science basis. Contribution of Working Group I to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [Stocker, T.F., D. Qin, G.-K. Plattner, M. Tignor, S.K. Allen, J. Boschung, A. Nauels, Y. Xia, V. Bex and P.M. Midgley (eds.)]. Cambridge, UK, and New York, USA: Cambridge University Press.

, , , ,

Comments are closed.