Vínculos de accesibilidad

OPINIÓN: El camino hacia un crecimiento verde


Escribe: Sam Bickersteth, Director Ejecutivo de CDKN.

En medio de la COP20 en Lima, y con seguridad en la que vendrá en París el próximo año cuando un nuevo acuerdo climático sea asumido, oímos cada vez más el término “crecimiento verde”.  Estrategias de crecimiento verde han sido adoptadas por países tan diversos como Chile, Ruanda, China, Alemania y Corea. Se ve al crecimiento verde como vital para lograr las tan urgentes reducciones de gases de efecto invernadero que nos permitan evitar el peligroso aumento de temperaturas. Las economías más verdes también ayudarán a asegurar que las comunidades alrededor del mundo sean más resilientes al cambio climático, así como a lograr un crecimiento más equitativo.

No existe un único –y hecho a la medida- modelo para lograr un crecimiento verde y diversos países y comunidades alrededor del mundo están tomado diferentes enfoques. Al respecto, la guía Mejores prácticas de crecimiento verde: lecciones desde las experiencias de los países, basándose en los aprendizajes de experiencias a nivel mundial, incluyendo Latinoamérica, provee ideas para las herramientas de planificación del crecimiento verde, y cómo las políticas verdes pueden ser desarrolladas, cómo el crecimiento verde puede ser financiado y cómo pueden monitorearse sus resultados.

El crecimiento verde es frecuentemente etiquetado de diversas formas. También pueden haber escuchado “crecimiento bajo en carbono” o “desarrollo bajo en emisiones”. En la Alianza Clima y Desarrollo (CDKN) nos enfocamos particularmente en el desarrollo compatible con el clima como un enfoque para lograr crecimiento verde. El crecimiento verde tiene beneficios sustanciales más allá de la reducción de las emisiones de CO2 y va mucho más allá de sectores “verdes” como los bosques y la agricultura. Un crecimiento verde efectivo se integrará transversalmente en el crecimiento económico nacional y los planes y programas de reducción de la pobreza y “enverdecerá” aquellos sectores no verdes. Ayudará a crear un crecimiento más sostenible y proveerá apoyo a las comunidades más vulnerables al cambio climático.

El punto de partida para planificar una economía verde es reunir información precisa para la planificación futura. El Gobierno peruano está liderando el altamente innovador proceso del PlanCC como parte de su camino hacia un crecimiento verde. A través del PlanCC, el Perú está explorando escenarios para el desarrollo bajo en carbono y la reducción de la pobreza hasta el 2050, para “implementar acciones que incrementen la competitividad del país al mismo tiempo que reduzcan las emisiones”.

El crecimiento verde nos ayudará a utilizar los recursos naturales de la manera más eficiente y proveerá una mayor seguridad energética. La seguridad de la energía es un punto crítico para muchos países en desarrollo; en el Caribe, algunos países están gastando entre el 30% y 40% de sus divisas en combustibles fósiles. Los enfoques de crecimiento verde apoyarán además nuevos trabajos e industrias; en Alemania, por ejemplo, se espera que tres millones de personas obtengan empleos en industrias verdes para el 2020.  El crecimiento verde ayudará a mejorar la competitividad de las industrias. De hecho, los negocios frecuentemente son pioneros en nuevas formas de apoyar este tipo de crecimiento, como algunas empresas en Latinoamérica que se han comprometido con el enfoque de sostenibilidad Sistema B. Inevitablemente habrá “perdedores”, como las industrias de combustibles fósiles, quienes podrían bloquear el camino a una economía verde. Los gobiernos necesitan tener planes y políticas a largo plazo e involucrarse ampliamente con los stakeholders para gestionar estos cambios.

En África, Etiopía es un líder en crecimiento verde. Reducir las emisiones e incrementar la resiliencia son elementos cruciales en el objetivo de Etiopía de convertirse en un país de ingresos medios para el 2025. La estrategia de crecimiento verde de Etiopía se enfoca particularmente en agricultura, agua y energía. Barreras potenciales para las comunidades rurales, en el uso de tierras, son manejadas con soluciones para aumentar la productividad agrícola y crear incentivos para la conservación de los bosques. El Gobierno etíope también está desarrollando regulaciones para incentivar al sector privado para tomar acciones en crecimiento verde.

En CDKN estamos expectantes de los resultados y logros de la COP20 en Lima para ver cómo las decisiones que se tomen este y el otro año por más de 190 países, a través de la CMNUCC, ayudarán a apoyar economías más verdes en todo el mundo.

Artículo publicado originalmente el 01 de diciembre del 2014 en el diario La República de Perú.

, , , ,

Comments are closed.