Vínculos de accesibilidad

OPINIÓN: El quinto informe de evaluación del IPCC: ¿qué significa para el Caribe?

Publicado también en Inglés

El Dr. Kenrick Leslie, CBE, Director del Centro de Cambio Climático de la Comunidad del Caribe, reflexiona sobre las implicaciones del Quinto Informe de Evaluación del IPCC para la región, mientras se prepara para recibir a representantes del IPCC y de los gobiernos y empresas del Caribe en un evento especial de lanzamiento, co-patrocinado por CDKN, en Barbados.

La respuesta del Caribe al Cambio Climático se basa en un firme compromiso regional, en políticas y estrategias. Nuestros tres documentos fundacionales – La Declaración Liliendaal (julio de 2009), el Marco Regional para la Consecución de un Desarrollo Resistente al Cambio Climático (julio de 2009) y su Plan de Implementación (marzo de 2012) – son la base para la acción climática en la región.

El Quinto Informe de Evaluación (AR5) del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) subraya la importancia, el rigor científico y la utilidad de estos documentos fundamentales. La última evaluación del IPCC confirma el llamado de larga data de la Comunidad del Caribe para limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 °C como se indica en la Declaración Liliendaal. En la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), durante la Conferencia de las Partes (COP) en 2009 en Copenhague, Dinamarca, la Comunidad del Caribe indicó a la comunidad mundial de que un aumento de la temperatura global por encima de 1.5°C afectaría seriamente a la supervivencia de la región.

En 2010, en la Reunión COP de la CMNUCC en Cancún, los gobiernos acordaron que las emisiones deben mantenerse a un nivel que garantice que el incremento de la temperatura global se limita a menos del 2°C. En ese momento, la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS), que incluye al Caribe, reiteró que cualquier aumento de la temperatura por encima de 1,5°C afectaría seriamente su supervivencia y comprometería su agenda de desarrollo. El Informe de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Humano (2008) y el Informe del Estado del Mundo (2009) del Worldwatch Institute, apoya esta posición y han identificado 2°C como el umbral por encima del cual los efectos más peligrosos del cambio climático serían inevitables.

Por consiguiente, el Caribe acoge el Quinto Informe de Evaluación del IPCC (preparado por más de 2, 000 eminentes científicos). El Informe verifica que las temperaturas en el Caribe están subiendo, los fenómenos meteorológicos extremos están ocurriendo con mayor frecuencia, los niveles del mar están subiendo y hay mayor incidencia de blanqueamiento de corales. Estos cambios climáticos contribuirán a agravar la escasez de agua dulce, la productividad agrícola, resultando en mayor erosión e inundaciones, y en el aumento de la migración de los peces desde el Caribe a las aguas más frías y los hábitats más hospitalarios. El efecto acumulado resulta en una reducida seguridad alimentaria, desnutrición y productividad, lo que aumenta los desafíos para lograr la reducción de la pobreza y el desarrollo socio-económico.

El informe señala que las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático, siguen aumentando a un ritmo cada vez mayor. A menos que esta tendencia se detenga y sea rectificada para el año 2050, las temperaturas globales podrían aumentar en al menos 4 ° C para el año 2100. Esto sería catastrófico para el Caribe. Sin embargo, el informe no es todo pesimismo y fatalidad. Más de la mitad de las nuevas plantas de energía eléctrica son de recursos renovables, una tendencia que debe acelerarse sustancialmente si queremos que el objetivo de limitar el calentamiento global por debajo de 2°C siga siendo viable.

Por tanto, el informe del IPCC AR5 debe servir como una llamada de atención a nuestra región, que no podemos seguir en una trayectoria de “business as usual”. Es imperativo que el cambio climático se integre en todos los aspectos de la agenda de desarrollo de la región, así como en su planificación a corto, mediano y largo plazo. La región también debe seguir involucrando agresivamente a sus socios a nivel bilateral y multilateral para reducir sus emisiones. La mejor forma de adaptación es la reducción de las emisiones.

La inacción es demasiado costosa. El IPCC adoptará el Informe de Síntesis del AR5 en Copenhague, Dinamarca, a finales de octubre de 2014. Los negociadores del Caribe ya se están preparando para asegurar que la información más importante del informe se capture en el informe de síntesis.

El Dr. Kenrick Leslie es el Director Ejecutivo del Centro de Cambio Climático de la Comunidad del Caribe, el centro de coordinación regional para el cambio climático.

, , , , , , , ,

Comments are closed.