Vínculos de accesibilidad

DESTACADO: Innovar los procesos de coordinación requiere coordinar la innovación – aprendizajes del ActionLAB Colombia–Parte 2

Publicado también en Inglés

El ACTION LAB como espacio de innovación para inspirar cambios en la coordinación

Con el fin de incentivar un cambio en los patrones de coordinación entre distintos actores e instituciones y aprovechando la coyuntura favorable ligada a los avances en el desarrollo de la política climática en Colombia, CDKN Colombia, en asocio con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, organizó un Laboratorio de Acción Climático (“ACTION LAB”).

La idea central del ACTION LAB giró en torno a crear dinámicas que permitieran remediar los factores que tradicionalmente obstaculizan la coordinación y generar cierto grado de transformación en la gente. Para lograr eso, el ACTION LAB se pensó y diseñó como un proceso en distintas fases y un ejercicio inspirador donde la innovación, la creatividad individual y el saber-hacer de los actores nacionales, permitieron desarrollar nuevas ideas y esquemas de coordinación. Además se concibió como un lugar de innovación desde adentro que potencialice los conocimientos y habilidades personales, un espacio de aprendizaje para inspirar nuevas formas de trabajo y una red orientada a la acción y coordinación.

Para que los participantes pudieran beneficiarse plenamente de este proceso de aprendizaje, el ACTION LAB constó de 4 fases. Una primera de “selección”, que se basó en criterios profesionales y personales para perfilar potenciales lideres climáticos que encabecen actividades y temas complementarios en distintas regiones y sectores del país. Segundo, una “fase preparatoria”, que se estructuró en torno a actividades virtuales cortas que permitieron romper el hielo entre los participantes, despertar curiosidad en el proceso y preparar el terreno para el encuentro presencial. Luego, una “fase presencial” de tres días que se llevó a cabo en las afueras de Bogotá con el objetivo de generar, a través de distintas actividades inspiradoras, ideas y prototipos de coordinación climáticos, fortaleciendo una red de líderes climáticos innovadores. Por último, la fase de “desarrollo de prototipos” puso a prueba la capacidad de coordinación de los participantes a raíz de la dinámica creada en las fases anteriores así como la habilidad para aterrizar una idea de prototipo en un proyecto viable y tangible donde la coordinación sea el centro de atención.

En resumidas cuentas, el ACTION LAB permitió aprender a coordinarse para innovar y crear nuevos esquemas de coordinación, incluyendo formas distintas de relacionarse, articularse y hacer en conjunto. Así se respondió de manera práctica, vivencial e inspiradora a los desafíos que plantea la articulación y coordinación de personas e instituciones.

Enseñanzas y valor agregado del ACTION LAB Colombia

El ACTION LAB Colombia fue un espacio único para despertar las mejores facetas de innovación de los diversos participantes, valorando no solo su propia reflexión sino también la co-creación (“crear juntos”) para orquestar cambios en la forma de generar soluciones climáticas. Se inició con el descubrimiento de intereses comunes y del otro, para  encaminar el trabajo en equipo. Luego, se llevó a los participantes a co-sentir (“sentir juntos”) desde el corazón, viviendo esta experiencia colectiva; y a dejar de hacer lo tradicional para permitirse sentir desde nuevas miradas. Permitió también hacer una introspección personal para clarificar lo esencial: ¿Qué quiero hacer yo como individuo? ¿Cuál es mi grano de arena? ¿Cómo lo puedo lograr en equipo?  Se generó también  el espacio para que los participantes tuvieran la suficiente confianza para mirar el futuro, aportar ideas inteligentes y co-crear prototipos. Finalmente, co-evolucionar (“evolucionar juntos”) hacia formas de escalar prototipos. Permitió que la inspiración, la forma de pensar y trabajar saliera de manera mágica hacia ideas creativas que puedan cambiar de manera radical la forma de impulsar las acciones climáticas en Colombia. Además, posibilitó establecer alianzas entre personas que trabajan en espacios e instituciones diversas, uniendo puentes de creatividad para construir prototipos de coordinación climáticos innovadores.

El ACTION LAB fue también una oportunidad para comprobar el papel clave que juegan las charlas inspiradoras como motor para el pensamiento, la imaginación y la innovación. En este sentido, la participación de tres grandes inspiradores tales como Jorge Reynolds, el inventor del marcapasos, Juan Pablo Ruiz, el colombiano que ha logrado subir dos veces al Everest y ha convertido el montañismo en motivador de liderazgo, y Gustavo Wilches, quien ha cambiado la forma de entender las redes para el verdadero desarrollo sostenible, indican que inspirar es generar transformación.

Adicional a esto, el ejercicio del ACTION LAB ratifica que la coordinación es uno de los puntos críticos para desarrollar e implementar políticas o estrategias e impulsar medidas en los temas de desarrollo compatible con el clima. El ACTION LAB reveló que había no solo bajos niveles de coordinación sino también muchas ideas climáticas encerradas en instituciones y organizaciones sin la capacidad de generar cambios profundos. Sin embargo, al sacarlas y visualizarlas con diversos actores que las podían potencializar con sus propias acciones y nuevas ideas innovadoras, se generaron  verdaderas acciones originales, coordinadas y con potencial de éxito y escalabilidad. En este sentido, el ACTION LAB fue una plataforma para que los participantes crearan una comunidad de líderes climáticos, identificaran sus nuevos amigos climáticos quienes contribuirán a reforzar sus gestiones, y generasen confianza para aprovechar una red consolidada de contactos para coordinar acciones climáticas en diversas regiones del país.

Además, el ACTION LAB demuestra que es fundamental invertir tiempo en el aprendizaje para la coordinación. La coordinación es una de la claves para el éxito de los procesos y conseguir resultados robustos. La coordinación requiere tiempo. Aunque muchos tomadores de decisión suelan ver el tiempo como su principal enemigo, invertir en tiempo y recursos (humanos y financieros) en la coordinación puede convertirse en el principal motor para generar resultados innovadores, lograr mejores esquemas de trabajo climático. El ACTION LAB comprobó que dedicar tiempo a aprender a coordinarse, a identificar actores que son activos en el campo de clima y/o pueden complementar las acciones de los demás, y crear las bases para el intercambio de conocimientos y técnicas,  es “ganar tiempo”.

Igualmente, la metodología que propuso el ACTION LAB “aprender haciendo”, hizo tomar conciencia a los participantes que la coordinación se practica y ejerce; también de sus capacidades para ser creativos y co-crear ideas climáticas geniales que pueden romper los esquemas tradicionales de trabajo. Fue inspirador para los participantes, quienes lograron romper sus propios esquemas mentales y darle paso a su fuerza creativa. Fue inspirador para las entidades públicas, quienes vieron la fuerza de muchos líderes climáticos dispuestos a colaborar para dar soluciones a los retos climáticos del país. Permitió también generar sentido de liderazgo en las personas, quienes se empoderaron, se inspiraron y vieron que se pueden transformar los patrones tradicionales de coordinación, regresando a sus entornos con nuevas ideas de pensar y relacionarse para lograr de manera más motivada impulsar nuevas dinámicas en sus propias organizaciones y entornos. .

Por último, una de las lecciones más valiosas del ACTION LAB ha sido pensarlo como laboratorio para desarrollar prototipos de coordinación. Adoptar el enfoque de prototipo ha permitido estimular la creatividad de los participantes. Por un lado, hizo caer en cuenta de que no hay una sola receta válida y caja de herramientas para coordinarse; por otro lado, que la coordinación es también sujeta a prueba y error y se irá mejorado en el tiempo practicándola. De manera más importante  aún, demostró que Colombia se puede convertir en un gran laboratorio de acciones climáticas de donde se siembran ideas innovadoras y nuevas formas de escalar soluciones creativas para el clima.

Lo que hay que recordar del ACTION LAB Colombia

Más allá de las enseñanzas que dio el ACTION LAB Colombia, es el carácter inspirador, transformador y el legado que ha dejado en los participantes el que invita CDKN a considerarlo como un modelo de transformación por replicarse. Los 70 líderes climáticos unidos en la magia de la co-creación constituyen un potencial increíble para estructurar redes de innovación que superen las fronteras tradicionales y generen las soluciones que requiere el reto climático.

Asimismo, la virtud del ACTION LAB ha sido por un lado afianzar el papel transformador de CDKN y fortalecer una alianza entre CDKN y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia, quien apoyó a nivel financiero el laboratorio. Por otro lado, ha sido relacionar diferentes instituciones y organizaciones que trabajan en temas climáticos y pueden contribuir sustancialmente al desarrollo y la implementación de la política climática del país. Ha sido también reconciliar ciertas organizaciones que se movían con ciertas prevenciones a través de la práctica y creación de confianza y voluntad para superar barreras tradicionales. Por último, ha sido la semilla de inspiración para 70 líderes climáticos, quienes han manifestado su interés de replicar y difundir su vivencia como eje de transformación en su entorno y en pro de una Colombia que logre un desarrollo compatible con el clima.

,

Comments are closed.