Vínculos de accesibilidad

DESTACADO: Superando la inestabilidad institucional en Cartagena de Indias

Publicado también en Inglés

Luego de la muerte del Alcalde de Cartagena Campo Elías Terán en febrero pasado, la ciudad tuvo cinco alcaldes encargados, poniendo a prueba la capacidad de liderazgo y continuidad en la gestión pública.

A primera vista, esta inestabilidad institucional crónica de los últimos años, que incluye destituciones o requerimientos de los organismos de control a los alcaldes previos a Terán,  podría constituir un obstáculo mayor para poner el tema de cambio climático en la agenda política y publica de Cartagena. Ciertamente  la rotación del personal de la Alcaldía ha afectado  la toma de decisión, la continuidad en el diseño y la implementación de las políticas  públicas y la memoria institucional.

Sin embargo, existen elementos en Cartagena que indican que el tema del cambio climático, sus retos y oportunidades, no están a la merced de la llegada al poder de un nuevo alcalde. El proceso ha permeado varias instituciones alrededor de la alcaldía, que conjuntamente han definido una Comisión Interinstitucional de Cambio Climático, en donde tanto los sectores públicos como privados tienen responsabilidades y retos comunes. Asimismo, las diferentes personas que han pasado en este último año en la alcaldía, han seguido entendiendo que el desarrollo de Cartagena compatible con el clima es un tema prioritario, y lo han logrado introducir en el plan de desarrollo de la alcaldía. Hoy existe una oficina de cambio climático en la Secretaria de Planeación con encargados de la alcaldía y el apoyo de especialistas del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (INVEMAR). Asimismo, ha existido un apoyo a nivel nacional desde la oficina de cambio climático del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y a nivel internacional, con el apoyo de la Alianza Clima y Desarrollo (CDKN).

Por otro lado, varios de los problemas prioritarios para la ciudad tienen que ver con la variabilidad climática y el cambio climático. Los mismos medios de comunicación informan a su vez sobre estos retos. A modo de ejemplo, el periódico EL TIEMPO por ejemplo, relata que un tema clave para la ciudad es “la ejecución del sistema de drenajes pluviales, para poner freno a las inundaciones que azotan a los barrios más vulnerables de la ciudad cada vez que las lluvias llegan con fuerza. Sin mencionar a las calles del Centro Histórico, que también tienen el mismo problema cuando sube la marea.”(1). El agua, reflejada en más o menos precipitaciones, el aumento del nivel del mar  y los problemas de drenaje son claramente señales recurrentes de las presiones del clima sobre la ciudad, que se manifiesta en una clara necesidad de entender el problema y adaptarse.

Además, la ciudad cuenta con un estudio de vulnerabilidad al cambio climático, realizado por el INVEMAR, con el apoyo de la Alianza Clima y Desarrollo (CDKN), que ha sido ampliamente socializado. De igual modo, se difundió un documento de Lineamientos para la Adaptación, generado de forma participativa. Durante su construcción se ha creado un precedente para la adopción de medidas y acciones de desarrollo compatible con clima en la ciudad y la región. La incorporación de estos lineamientos claves en el Plan Municipal de Desarrollo y su inclusión dentro del debate para el Plan de Ordenamiento Territorial, son un indicio de la importancia que recubre el tema para el desarrollo y la competitividad de los sectores de la ciudad.

Cabe aclarar también que para las ciudades costeras como Cartagena, el tema del clima ya no es una simple novedad sino un tema de competitividad. Como lo vivió Nueva York y lo viven ciudades costeras a nivel mundial, el desarrollo compatible con el clima es cuestión de planificación, adaptación y sobrevivencia. Más allá de la inestabilidad de un cargo público, Cartagena ha logrado introducir el reto en varias instancias de la ciudad. La creación de la Comisión Técnica Interinstitucional de Cambio Climático de Cartagena, integrada por varias instituciones y organizaciones públicas, privadas y de la academia, refleja esta realidad. Por tanto, una masa crítica de actores están ya empoderados y participan en el ejercicio de elaboración del Plan de Adaptación para la ciudad,  lo cual garantiza que el tema no salga de la agenda cartagenera.

Por último, si bien hay consciencia sobre los retos que tiene que enfrentar la ciudad en materia de clima y desarrollo, es prioritario que el nuevo alcalde entienda que este tema no es de corto plazo y de gobierno, sino un tema de Estado de la más alta prioridad, para que no sea víctima de las contingencias políticas locales. Es por ello que la realización del plan de adaptación al cambio climático de Cartagena apoyada por  CDKN está centrada en crear las condiciones para que la cúpula política Cartagenera y sus principales sectores, vean la adaptación al cambio climático como la gran oportunidad  de desarrollo.

En conclusión, el caso de Cartagena es ilustrador e inspirador. Pese a la inestabilidad institucional de los últimos meses, el proceso de construcción del Plan de Adaptación permite ver con optimismo el tema de la incorporación y mantenimiento de la temática climática en las políticas distritales. Su espíritu participativo, el compromiso adquirido por varios de los altos mandos de organizaciones claves en Cartagena, el respaldo recibido por la institucionalidad nacional, y la urgencia apremiante de mitigar los impactos del cambio climático en la ciudad, son indudablemente una ventaja en vísperas de las elecciones de un nuevo Alcalde. Cartagena sigue con el firme compromiso de elaborar un instrumento novedoso y práctico para ofrecer soluciones de largo plazo que sirvan los intereses y necesidades de desarrollo social y sectorial en la ciudad, sosteniendo su competitividad presente y futura.

, , , ,

Comments are closed.