Vínculos de accesibilidad

DESTACADO: El acceso al agua – presente en la agenda de Río+20


El acceso al agua y al saneamiento, reconocido como derecho humano por la Asamblea General de la ONU en el 2010, aparece en la agenda de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable como un tema pendiente de atención por parte de muchos sectores. Representa en Río+20 una necesidad, un desafío y un potencial problema.

De un lado existe preocupación por quienes consideran que el tema viene siendo excluido en su naturaleza de “derecho humano al agua y saneamiento” luego de que tres rondas de negociación hayan fracasado. Las propuestas para sobrellevar este punto muerto incluyeron menciones que excluyen reconocerle su naturaleza de derecho humano. En tanto que desde el otro lado de la negociación se busca que el agua deba estar disponible en cantidad suficiente para proteger la dignidad humana y la salud.

Para Karin Lexen, del Instituto Internacional del Agua de Estocolmo, de sostenerse el nivel de consumo actual, para el 2030 la demanda de agua superaría a la oferta en un 40% generando un escenario que complicará la energía, alimentación, salud pública, desarrollo económico, causará daños ambientales y tensiones geopolíticas y sociales.

En tanto la contaminación del agua con materia fecal representa en la actualidad, entre los países más pobres del planeta, una de las principales causas de mortalidad.

Evaluación del Programa de las Naciones para el Medio Ambiente (PNUMA)

En la quinta edición de las Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO-5) elaborado por el PNUMA, se considera que se ha realizado un “avance significativo” al permitir un mayor acceso a agua potable limpia, sin embargo este logro no puede extenderse a las zonas rurales de África y el Pacífico.

Se menciona que “la calidad del agua sigue siendo uno de los principales motivos de los problemas de salud en todo el mundo” y que “el cambio climático y el mayor crecimiento de la población pueden provocar una escasez aún mayor de agua en algunas regiones”. Proyecciones realizadas en el estudio dan cuenta de que en el 2015 no tendrán acceso a agua potable más de 600 millones de personas y 2500 millones no podrán acceder a servicios básicos de saneamiento.

Finalmente dice el informe que en los últimos 50 años se han triplicado las extracciones de agua y que desde el 2000 se ha registrado un deterioro de los suministros de agua subterránea.

Es con este escenario que el tema viene siendo debatido en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable Río+20.

, , , , , , , ,

Comments are closed.