Vínculos de accesibilidad

OPINION: El mundo acabaría el 2012


Escrito por Alain Muñoz – ECOcom

Cinco grandes tendencias internacionales, desapercibidas hasta ahora, que están acaudalando y conectando fuerzas, podrían transformar el actual sistema mundial, a partir de la reunión Río+20, en el año 2012.

Una de las tendencias plantea la Sostenibilidad Política, entendida como nuevos mecanismos que permitan a la ciudadanía incidir efectivamente en los planes gubernamentales y, además, supervisar su avance, mediante “sistemas de rendición de cuentas institucionalizados y legales”. Esto debería realizarse a escala de gobiernos locales, nacionales, y en los acuerdos o decisiones mundiales, según sus adherentes[1].

Otra tendencia propone la Sostenibilidad Económica, a partir de la vinculación entre la demanda actual de energía, agua, y alimentos, que reconfigurará toda la economía y la industria. Los empresarios deben abordarlo desde la óptica de la competitividad económica, agilizando la eficiencia en el uso de los recursos naturales, afirman sus proponentes. Sostienen que debe cambiarse la valoración de los productos básicos, y los mercados mundiales deben incorporar el valor de los servicios ecológicos y el capital natural[2].

La siguiente tendencia podría llamarse Sostenibilidad Inter-Sectorial. Tiene el ambicioso objetivo que alinear ciudadanos, empresarios, medios de comunicación, y gobiernos, en una estrategia mundial unificada. Para ello desarrolla una metodología internacional democrática, que permita identificar metas, objetivos, e indicadores concretos, en esa cooperación entre los diferentes sectores. Denominada Unión Mundial para la Sostenibilidad, tiene sede en Río de Janeiro, y será lanzada oficialmente en septiembre de 2011[3].

La cuarta tendencia podría identificarse como Sostenibilidad Inter-Generacional, compuesta fundamentalmente por movimientos juveniles. Uno de ellos, con la pregunta ¿Qué edad tendrás en el 2050?[4], sumerge directamente a los jóvenes en la conciencia que serán los principales perjudicados, si ahora no se toman correctas decisiones ambientales. Por lo tanto, plantean llevar sus propuestas al corazón de la agenda política mundial. Se trata de miles de grupos similares, que aglutinan a millones de jóvenes informados, conscientes, e inter-conectados con redes sociales en internet, dispuestos a no dejarse arrebatar el mundo diferente en el que aspiran a vivir.

Finalmente, una última gran tendencia podría denominarse Sostenibilidad Individual, que apunta a recuperar la espiritualidad, encontrando un nuevo sentido y significado a la vida personal. Propone la re-conexión consigo mismo, con los semejantes y la humanidad, así como con la naturaleza y el planeta. Esta tendencia aborda temas como el cambio de valores culturales y morales subyacentes, la modificación de los patrones de consumo, al igual que mayor diálogo entre la ciencia, la religión, y los medios de comunicación[5].

Las cinco grandes tendencias se desarrollaron en forma independiente, pero confluyente y complementaria. Buscan agigantar su impacto en la reunión Río+20 del año 2012, en la que se evaluará los avances, a lo largo de 20 años, de los acuerdos de la “Cumbre de la Tierra”, logrados en Río 92. Su objetivo declarado es “crear un nuevo impulso a la agenda de la sostenibilidad” en Rio 2012. Pero su organización flexible y horizontal, el culto a la libertad individual de conciencia de sus integrantes, y la adhesión espontánea y voluntaria a acciones colectivas, desbordan cualquier planificación y formalidad.

Esto hace que lo improbable hasta ahora sea uno de los escenarios probables de Río+20. En las reuniones oficiales podrían darse nuevos líderes exigiendo insistentemente Sostenibilidad Política por cuenta y riesgo propio. También economistas demostrando inapelablemente la necesidad de Sostenibilidad Económica, y jóvenes acreditados clamando por Sostenibilidad Inter-generacional.

Por otra parte, podría haber una interpelación muy fuerte exigiendo al menos lo mínimo indispensable para mantener abiertas las opciones, especialmente ante el cambio climático. Provendría de una alianza mundial de sectores ciudadanos, científicos, y empresarios, tal como es la intención declarada de la tendencia de la Sostenibilidad Inter-Sectorial.

Pero el clima altamente cuestionador en las reuniones oficiales no sería todo. Los eventos e instancias no- oficiales podrían ser una verdadera sorpresa. Miles o millones de jóvenes mochileros, de todas partes del mundo, podrían saturar Río. Probablemente también una cantidad semejante de indígenas. El futuro de los jóvenes, el pasado ancestral de los indígenas, ambos exponentes de la Sostenibilidad Individual alimentados por una renovada espiritualidad, podrían tomar la ciudad y el protagonismo del evento.

El sistema mundial de gobiernos nacionales y las Naciones Unidas podría quedar sitiado y sin escapatoria, por dentro y por fuera, condenado a renovarse efectivamente, o a morir. Entonces este mundo, tal como lo conocemos, acabaría en el 2012, porque habría nacido un nuevo y mejor mundo. Ancestrales profecías mayas, andinas, y orientales se habrían cumplido. Pero en forma diferente a la que muchos pensaban.

 

[1] Uno de los rostros conocidos de la tendencia de la Sostenibilidad Política es Marina Silva, candidata presidencial en las últimas elecciones brasileñas. Obtuvo casi el doble de los votos que le pronosticaron (20%). Desde el principio, su transparencia ganó la admiración popular y numerosas enemistades políticas. También forma parte de esta tendencia Manuel Rodríguez, primer Ministro de Medio Ambiente de Colombia, presidente de la Conferencia Mundial de Bosques de 1992, y profesor universitario. Igualmente la integran Yolanda Kakabadse, ex – Ministra de Medio Ambiente de Ecuador, y actual presidenta de WWF Internacional; y Fabio Feldman, candidato a gobernador del Estado de Sao Paulo, Brasil.

[2] Algunos de los proponentes de la tendencia de la Sostenibilidad Económica son: James Cameron, fundador del fondo de inversión Climate Change Capital, con sede en Londres; y Andrew Mitchel, del Forest Footprint Disclosure Project.

[3] Personas de contacto de la Unión Mundial para la Sostenibilidad: Oded Grajew, ograjew@isps.org.br ; Tabata Villares Marchetti, tabata@ethos.org.br .

[5] La tendencia llamada en esta nota de Sostenibilidad Individual también se la denomina Una nueva cultura para un planeta viviente. Su exponente más visible es Leonardo Boff, Teólogo de la Liberación que inició un diálogo entre la teología, la ciencia, y la ecología, décadas atrás.

, , ,

Comments are closed.